La Vida, un Océano de oportunidades

 

 

La Vida y el mundo que nos rodea, es como una obra de arte. Esta para ser  interpretada desde el sentimiento y la emoción, que esta nos genere. Para algunos la vida será un lugar sombrío, plagado de crisis, mientras que para otros un océano de oportunidades; el cual están deseosos de surcar sin importar los obstáculos que se puedan presentar.

No hay obras malas ni buenas, solo observadores que se hace un mapa mental de lo que miran; basado consciente o inconscientemente en sus experiencias y aprendizaje de vida.

La vida, al igual que el entorno, como las obras, no es mala ni buena, simplemente ES, y esta allí para que cada quien la interpreta de acuerdo al mapa mental que se hace; del territorio que observa.  Si somos lo suficiente maduros para aceptar que todos tenemos parte de razón; la variedad de opiniones contribuirá al intercambio de información, que enriquecerá el mapa mental que nos hacemos de la realidad observada, permitiéndonos ver con mayor claridad las oportunidades que allí yacen

A medida que avanzamos, nuestro cerebro va asociando cada nueva experiencia, con las ya vividas, despertando en nosotros, por asociación, emociones y sentimientos que influyen en nuestras acciones. Las acciones generadas, de repetirse con frecuencia, pueden llegar a convertirse en hábitos, que van marcando nuestro carácter e influyendo en nuestra personalidad. Para finalmente modelar una conducta, positiva o negativa, ante la vida.

Si nos paramos frente a una ventana a mirar el paisaje que tenemos frente, es probable que la claridad con que lo veamos;  dependa de qué tan empañado o limpio esta el cristal que los separa.

Cuando observamos al mundo y a las personas a través de un cristal limpio todo lo percibimos con mayor claridad, al minimizar las interferencias que desvirtúan la realidad, pudiéndose valorar mejor lo que se nos está presentando ante nuestros ojos; a diferencia de aquel que lo observa desde un cristal empañado, el cual le ofrece una imagen borrosa y distorsionada.

Cuando vemos la vida y al mundo plagado de crisis, es porque lo estamos observando detrás de un cristal muy, pero muy, empañado, que no nos permite ver todo lo que realmente nos están ofreciendo. Al limpiar el cristal, comenzamos apreciar que no todo lo que tiene apariencia de malo, así lo es.

Lo que mal llamamos CRISIS, no es más que una gran cantidad de NECESIDADES; que están a la espera de ser detectadas por aquellos, que con una actitud y conducta positivas, estén dispuestos a buscarlas y tratarlas como OPORTUNIDADES.

Escribirlo o decirlo, es fácil. Lo complejo es tomar conciencia de ello y actuar. Difícil SI, imposible NO. Estamos diseñados para lograr todo lo que nos propongamos en la vida, sin embargo, es necesario primero tomar conciencia de que tan limpio esta el cristal con que acostumbramos a ver las cosas. Si el cristal esta sucio,  lo mejor es comenzar a limpiarlo; para empezar a ver con mayor claridad la realidad que se nos presenta y dejar de hacernos suposiciones que la distorsionen. La ACTITUD, es el gran cristal con que miramos el entorno y las personas que nos rodean. Cuando limpiamos el cristal de la actitud, las oportunidades afloran y la vida comienza a cambiar en positivo.

Cada día he conseguido limpiar más el cristal de mi actitud ante la vida; eso a contribuido a que vea con mayor claridad las oportunidades que la vida me regala. Hoy he comenzado a dejar de temer a la crisis; para empezar a reconocerla como una gran oportunidad, que permanece en espera de ser descubierta.

 

QUE HACER PARA LOGRAR VER LAS OPORTUNIDADES QUE NOS DA LA VIDA

  • Revisar con qué ACTITUD se abordan, frecuentemente, las situaciones, retos, problemas que se nos presentan.
  • Evaluar los resultados que esto nos trae, así como las emociones y sentimientos que ello nos genera.
  • Reconocer que somos co-responsable de lo que vivimos, ya que la actitud con que asumimos las cosas es nuestra responsabilidad; y a la vez la mejor herramienta con que podemos contar para enfrentar los retos de la vida. Por ello, debemos prestarle la mayor atención posible.
  • Decidir cómo realmente queremos sentirnos y vivir la vida de ahora en adelante. Y que tanto debemos hacer, para ello
  • Actuar para hacer realidad lo que queremos. Siendo constantes y perseverantes.
  • Aprender que en el camino, a veces es importante pedir ayuda; porque eso nos fortalece para seguir adelante en búsqueda de lo que queremos.

 

CONCLUSIÓN

Las crisis son oportunidades ocultas que esperan ser descubiertas. Te invito a que, como el estratega, te vistas con la actitud más positiva posible y salgas de la caja donde estas; para observar nuevamente todo y a todos. Verás como podrás percibir las cosas de un modo diferente, que abrirán las puertas a tu creatividad y, con ello a soluciones y propuestas que te sorprenderán al ver el cambio que te pueden proporcionar en la vida.

La crisis es el baúl viejo y desgastado que nadie quiere, porque no han podido ver la gran riqueza, de oportunidades, que allí se guardan.

Teresa Pérez.

Inspírate… a diseñar la vida a tu medida. Es tu deber … es tu derecho.



Deja tus comentarios aquí: