Lactancia materna

Para todos es sabido que la industria farmacéutica a nivel mundial cada día invierte más dinero, tiempo y esfuerzo en obtener una fórmula láctea ideal, es decir, aquella que más similitud tenga con la leche materna. Hasta ahora, no hay ninguna de ellas que logre alcanzar las bondades que solo la leche materna puede ofrecer. Te invito a descubrir cuales son las fortalezas de una lactancia materna adecuada.

El principal carbohidrato en la leche materna es la lactosa la cual a su vez deriva de la glucosa y la galactosa. La leche humana madura contiene un 7% de carbohidratos en forma de lactosa (en mayor concentración respecto a otras especies), 3-5% de grasa, 0.9% de proteínas y 0.2% de minerales. Contiene un 87% de agua.

También contiene una serie de enzimas que contribuyen a la digestión del bebé en período de lactancia. Su composición de ácidos grasos es rica en acido palmítico y oleico al igual que de minerales tales como sodio, potasio, calcio, magnesio entre otros.

Todas las vitaminas, a excepción de la vitamina K, están presentes en la leche materna en cantidades adecuadas. La composición de la leche no varía según la raza, edad, numero de partos o de un seno a otro.

¿Debo alimentar a mi bebé con el calostro?

Un bebé alimentándose con leche materna

La respuesta es afirmativa. El calostro, esa secreción serosa amarillenta que está presente en los pezones en los últimos meses del embarazo y en los primeros dos o tres días después del parto, es de gran valor proteico, tiene alto contenido de vitamina A, anticuerpos maternos y también de sodio y cloro. Tiene efecto laxante en el bebé y es el nutriente natural ideal para iniciar la alimentación del bebé fuera del vientre materno.

¿Tiene la lactancia un efecto inmunológico protector?

Sin duda. El recién nacido es inmunológicamente inmaduro. La leche materna creará una barrera en el bebé contra las infecciones. Todos los tipos de inmunoglobulinas maternas se encuentran en la leche aunque el 90% es del tipo Inmunoglobulina A. Esta protege, por ejemplo, contra bacterias del sistema digestivo y contra el virus de la poliomielitis. También contiene factores antimicrobiales y de resistencia que protegen contra infecciones por estafilococos. La leche materna tiene un valor profiláctico en relación a alergias de tipo alimentarias durante la infancia mientras que la leche de vaca es altamente alergénica en bebes con predisposición hereditaria.

¿Existe algún otro motivo para promover la lactancia materna?

Muchos más. La lactancia materna es económica y emocionalmente satisfactoria para la mayoría de las mujeres. Promueve la unión entre la madre y el recién nacido. Es más digerible, tiene la temperatura adecuada y está libre, en condiciones adecuadas, de contaminación bacteriana. Por si fuera poco, de acuerdo a estudios epidemiológicos, la lactancia materna tiene un efecto protector contra el cáncer de mama.

Por último, la promoción de la lactancia materna no es exclusivo de madres y trabajadores de la salud. Es un tema que debe ser difundido y apoyado por todos, hombres y mujeres, que deseamos niños cada día más sanos e inteligentes. ¡Salud bebé!



Deja tus comentarios aquí: