Las 10 leyes del ikigai

Las 10 leyes del ikigai

Según los japoneses, todo el mundo tiene un ikigai, un motivo para existir. Lo que hemos llamado en occidente “propósito de vida”. Este es uno de los secretos para una vida larga, joven y feliz como la que llevan los habitantes de Okinawa, la isla con la población más longeva del mundo.

Todos tenemos un ikigai: algunos lo hemos encontrado y somos conscientes de él; otros todavía lo están buscando. Tras la investigación que los llevó a visitar por largos períodos la isla de Okinawa, Francisc Morales y Héctor García, autores del libro Ikigai: el secreto japonés para una vida larga y feliz presentan sus hallazgos en estas 10 recomendaciones que les resumo a continuación.

  1. Mantente siempre activo, nunca te retires. Quien abandona las cosas que ama y sabe hacer pierde el sentido de su vida. Por eso, incluso después de haber terminado la vida laboral «oficial», es importante seguir haciendo cosas de valor, avanzando, aportando belleza o utilidad a los demás, ayudando y dando forma a nuestro pequeño mundo.
  2. Tómatelo con calma. Las prisas son inversamente proporcionales a la calidad de vida. Como dice un viejo proverbio: «caminando despacio se llega lejos». Cuando dejamos atrás las urgencias, el tiempo y la vida adquieren un nuevo significado.
  3. No comas hasta llenarte. También en la alimentación para una vida larga, «menos es más». Según la ley del 80 %, para preservar la salud mucho tiempo, en lugar de atiborrarse hay que comer un poco menos del hambre que tenemos, llenando el estómago solo en un 80 %.
  4. Rodéate de buenos amigos. Son el mejor elíxir para disolver las preocupaciones con una buena charla, contar y escuchar anécdotas que aligeren la existencia, pedir consejo, divertirnos juntos, compartir, soñar… En suma, vivir.
  5. Ponte en forma para tu próximo cumpleaños. El agua se mueve, fluye fresca y no se estanca. Del mismo modo, tu vehículo para la vida necesita un poco de mantenimiento diario para que pueda durar muchos años. Además, el ejercicio permite la producción de las hormonas de la felicidad.
  6. Sonríe. Una actitud afable hace amigos y relaja a la propia persona. Está bien darse cuenta de las cosas que están mal, pero no hay que olvidar el privilegio de estar aquí y ahora en este mundo lleno de posibilidades.
  7. Reconecta con la naturaleza. Aunque la mayoría de los seres humanos vivan en ciudades, estamos hechos para fundirnos con la naturaleza. Necesitamos regularmente volver a ella para cargar las pilas del alma.
  8. Sé agradecido. A tus antepasados, a la naturaleza que te provee aire y alimento, a tus compañeros de vida, a todo lo que ilumina tu día a día y te hace sentir dichoso de estar vivo. Dedica un momento del día a dar las gracias y aumentarás tu caudal de felicidad.
  9. Vive el momento. Deja de lamentarte por el pasado y de temer el futuro. Todo lo que tienes es el día de hoy. Dale el mejor uso posible para que merezca ser recordado.
  10. Sigue tu ikigai. Dentro de ti hay una pasión, un talento único que da sentido a tus días y te empuja a dar lo mejor de ti mismo hasta el final. Si no lo has encontrado aún, como decía Viktor Frankl, tu próxima misión será encontrarlo.

¿Sabes cuál es tu ikigai? El mío es en parte el ayudarte a encontrarlo. Sobre eso escribo, sobre ello ofrezco mi coaching. El que todos podamos encontrar nuestro propio ikigai es lo que hace de mi ocupación parte importante de mi propósito de vida.



Deja tus comentarios aquí: