Las 10 ventajas de llegar a los 40 años

Las 10 ventajas de llegar a los 40 años

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son las ventajas de los 40 años? Si estás a punto de alcanzar esa edad, o si ya la alcanzaste, entonces sabrás que en esa edad uno ya es más ecuánime en sus sentimientos. Sin embargo, existen otros maravillosos aprendizajes por los cuáles hemos transitado. Aquí conocerás cuáles son esas veinte ventajas de llegar a las cuatro décadas.

1.- Todo va estar bien, y si no es así no es el fin del mundo

Al llegar a los 40 años ya hemos sorteado incontables obstáculos, fracasos, sabemos cómo funciona la vida (“el juego de la vida”, como diría el bolero). Sabemos que tanto el dolor como el éxito son sentimientos que concluyen. Toma su tiempo para que concluyan, pero concluyen.

2.- Ya sabemos lo que deseamos y vamos tras ello

Cuando somos jóvenes somos muy susceptibles a los consejos y a las palabras de los demás. Prestamos mucha atención a los proyectos que los otros tienen para nosotros. A los 40 años nuestra personalidad es mucho más recta y consistente, confiamos más en nuestros sueños y nuestras pasiones.

3.- No tememos a equivocarnos

A los 40 años estamos curtidos, sabemos que errar es como andar, sin equivocarnos nunca podremos avanzar. Una de las claves del éxito es equivocarnos, ¿si no erramos, cómo aprenderíamos?

4.- El respeto es algo que debemos construir, la autoridad y el autoritarismo son cosas distintas

Muchas veces sucede que un padre de familia trata de imponer respeto en su hogar de un modo equivocado, incluso obligando a los amigos de sus hijos a llamarlo “señor”. Este un modo equivocado de actuar, porque lo único que se logra es alzar una muralla que nos separa. Si de verdad deseas conseguir el respeto de los amigos de su hijo, interactúa, comparte con ellos. Así ellos podrán apreciar la sabiduría que hemos alcanzado a los 40 años.

5.- El romance no es lo mismo que el amor

Uno ya sabe diferenciar que el romance es condicional, algo basado en las hormonas y en el estado de ánimo. En cambio, el amor es incondicional, es eterno como Dios, el Universo o el Himalaya. Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El Principito, dirá: “Amar no es mirarnos el uno al otro, sino mirar juntos en la misma dirección”.

6.- Nunca es tarde para construirnos una vida de la cual sentirnos orgullosos

A la 40 años la percepción del tiempo cambia, es distinta. Ahora el tiempo nos parece más preciado. Recuerda que los cambios no vendrán del exterior, ¿si uno no cambia, entonces, de dónde provendrían los cambios? Lo demás son justificaciones y excusas.

7.- Mantener la calma

A los 40 años ya no nos desesperarnos ante las situaciones apremiantes. Hay un actuar más pausado y calmo, y las circunstancias difíciles de afrontar debemos tomarlas con serenidad, pues ahí es cuando demostraremos la inteligencia que hemos ido construyendo a lo largo de este tiempo.

8.- Se puede ganar, como se puede perder

Nunca se puede ser un vencedor en todo, a veces se gana como se pierde. Y cuando se pierde uno no se desmorona, porque sabe que existe una próxima vez.

9.- La tenacidad y la paciencia son nuestros mejores aliados

A los 40 años sabemos que los mejores objetivos en la vida no se obtienen trabajando más sino trabajando de un modo inteligente. Este actuar inteligente es quien te ahorrará muchas energías. Los años de experiencia que llevamos en nosotros harán que tengamos mejores modalidades para encarar el trabajo.

10.- Mantener nuestro enfoque, y olvidar las distracciones

Con el paso del tiempo vamos aprendiendo que lo peor que nos puede pasar es encariñarnos con las distracciones. A los 40 años vamos fortaleciendo la disciplina. Ya hemos aprendido a enfocarnos en lo que es realmente importante.

Vía: lifehack.org

por 



Deja tus comentarios aquí: