Las bendiciones de la luna

Limpiamos todos los apegos materiales del espejo del corazón. Extinguimos el incendio forestal de la existencia material, causado por las miserias, y ahora nuestra condición espiritual de bienaventuranza comienza a revivir una hermosa Luna llena. El santo nombre irradia una cantidad oceánica de bendiciones de gran cualidad.
Así como el loto nocturno se abre bajo la luz de la Luna llena, el alma se despliega bajo los rayos del santo nombre.
Cuando el loto está cerrado, su fragancia y su belleza no se pueden disfrutar.
Pero cuando el loto entra en contacto con la luz de la Luna, se abre y toda su fragancia y toda su belleza se muestran ante el mundo.
Cuando el santo nombre toca nuestros corazones, hace resurgir las cualidades bellas y naturales de nuestra alma. Y nosotros experimentamos nuestra existencia espiritual en nuestra relación.
A medida que se desarrolla esa relación, ésta se manifiesta en cinco rasas, o sabores espirituales: en una relación neutra con el Señor, como siervo del Señor, como amigo del Señor, como padre o madre del Señor, o como amante del Señor.



Deja tus comentarios aquí: