Las disciplinas físicas y las crisis económicas

En momentos de crisis económicas mundiales, cuando el estrés y las expectativas de futuro se ven afectadas por caídas en la inversión, la demanda, el empleo, por el comportamiento de los precios y la producción; las personas consiguen una válvula de escape en las disciplinas físicas de bajo costo, tal como el running, el yoga y otras disciplinas al aire libre, como andar en bicicleta, nadar o dar largas caminatas.

Una de las carreras más largas jamás celebradas, tuvo lugar durante el Crack de la bolsa de 1929, donde los atletas recorrieron una distancia de 5.898 kilómetros, desde Nueva York hasta Los Ángeles. Johnny Salo fue el ganador tras 79 dias, 526 horas efectivas de carrera, llegando tan sólo dos minutos y cuarenta y siete segundos por delante del inglés Pietro Gavucci, ¡después de casi tres meses corriendo! Lo que demuestra mi hipótesis que el miedo que nos provoca las crisis económicas nos ponen a correr y a practicar deportes de bajo costo.

Parece difícil intentar conseguir la relación entre economía y disciplinas holísticas como el yoga, pero obviamente existe. Se muestra como tendencia mundial, especialmente en los países industrializados, que en momentos de crisis financiera, las personas buscan practicar disciplinas como el yoga. Cuando la realidad embate contra la prosperidad económica y la motivación de las personas, es natural que el individuo busque refugio en su yo interno, en el equilibrio entre su psique y su cuerpo, para soportar mejor las presiones del económicas del entorno. Igual como la crisis mundial de 1929, puso a correr largos maratones a todo el mundo, las crisis también ponen a muchas personas en estado de meditación, a hacer deporte al aire libre porque son de bajo costo, a buscar escapes a sus preocupaciones financieras…

El yoga es una excelente salida para el estrés que la situación crítica de la economía puede generar en nuestras vidas, una salida hacia la búsqueda de dar en la “diana” donde confluyen en perfecto equilibrio nuestra mente y nuestro cuerpo. Al sanar desde nuestro centro, al conseguir el equilibrio individual, las personas despiertan su creatividad, su capacidad de trabajo, de crear nuevos proyectos y emprendimientos, de crear empleo y bonanza, y si esa búsqueda de práctica deportivas como el running, andar en bicicleta, nadar o disciplinas como el yoga, se convierte en una tendencia colectiva, se incrementan las probabilidades que una economía se recupere de una recesión, porque los individuos están enfocados, concentrados en mejorar su vida y su salud y no a sufrir los impactos de variables que no pueden controlar…



Deja tus comentarios aquí: