¿Las mujeres independientes espantan a los hombres?

¿Las mujeres independientes espantan a los hombres?

Los roles femeninos y masculinos han cambiado con el transcurrir de los años. Atrás ha quedado, en la mayoría de los casos, la mujer que se quedaba a cargo del hogar mientras el hombre salía a trabajar.

Pero no solo nos referimos al trabajo, sino a la superación personal, los estudios, el prepararse como ser humano, liberándose así del rol de dependencia. Estos cambios han marcado una diferencia indudable en el devenir de la forma de relacionarse, donde muchas mujeres ya no se plantean como ideal o como deber el servir a sus parejas, sino que asumen las relaciones de una forma cooperativa en la cual ambos aportan en todos los planos de la vida, con igualdad de derechos y deberes.

Con esta evolución he podido observar también muchos casos donde las mujeres han sobrepasado a los hombres en nivel educativo y de ingresos, lo que ha dado lugar al espécimen femenino autosuficiente, que sola se da abasto para salir adelante e incluso sacar adelante a sus hijos.

La pregunta es: ¿afecta esto el establecimiento de relaciones de pareja? ¿El encontrar pareja? ¿El poder desarrollar relaciones felices?

Es común que algunos hombres se sientan intimidados por una mujer si siente que los sobrepasa a nivel laboral y económico, sector donde hace unos años ellos llevaban el liderazgo. Ahora bien, la idea no es que creas en ese dicho de que los hombres las prefieren tontas, pero tampoco el otro extremo de intentar competir con ellos para demostrarles que eres superior, a menos que desees espantarlos.

No necesitas perder tu independencia, pero tampoco pensar que no lo vas a necesitar para nada. La clave como siempre es el equilibrio, el punto medio donde no llegues a ser una imitación de ellos, sino que conserves tu femineidad, dulzura y, ¿por qué no?, ese toque de fragilidad que tanto les gusta.

Según Antonio Gómez Rufo, autor de Adiós a los hombres (Ed. Planeta): “la fortaleza de las mujeres paraliza a los hombres, que ya no juegan ese rol protector de antaño. La mujer moderna ya no necesita al hombre tanto como antes, ya que ha conquistado no solo su independencia económica, sino personal y sexual”, afirma Rufo.

Quizás el miedo de no estar a su altura les haga elegir una mujer más tradicional, por lo que mis recomendación no es que renuncies a tu independencia, sino que logres combinar los roles de mujer triunfadora con esa chica sexy, dulce; que le permitas tener gestos de caballerosidad contigo como abrirte la puerta, conducir el carro, darte consejos y, sobre todo, no invadas tus momentos de intimidad con él con conversaciones sobre tu trabajo; en su lugar, ocúpate de disfrutar como pareja, disfrutar de ustedes.

Otro aspecto que ahuyenta a los hombres es la actitud de estas mujeres triunfadoras que pueden llegar a sentir que ningún hombre está a su altura, lo que las lleva a menospreciarlos en forma consciente o inconsciente. Intenta mostrarte accesible antes que perfecta porque la perfección asusta. No menosprecies lo que le gusta hacer, aprende a ponerte en su lugar y, sobre todo no te sientas superior, solo son distintos y allí radica la clave del compartir y del respeto.

Para cerrar este tema, te dejo unos tips que te pueden resultar de ayuda para que, sin dejar de ser independiente y guerrera, no espantes a los hombres:

  • Amiga independiente, siéntete orgullosa de ti, no cambies para complacer a un hombre, pero te sugiero que no compitas con él, déjate consentir y enamorar
  • No pierdas la coquetería, la femineidad.
  • A muchos hombres les gustan las mujeres inteligentes, pero no que los humillen
  • Trata de no ser tan exigente al punto de crear un perfil de pareja inexistente; recuerda que no existen hombres perfectos, de hecho, nadie es perfecto, tampoco tu 🙂
  • Es maravilloso que te sientas segura de ti misma, pero otra muy diferente es la vanidad y el egocentrismo
  • Se natural, espontánea, muéstrate como eres, con defectos y virtudes Tu independencia seguro te ha llevado a poder controlar con éxito muchos aspectos de tu vida, pero no intentes controlarlo a él, deja que tome la iniciativa y dale espacio para decidir y vivir
  • Y por sobre todo, no cambies para complacer a alguien, sigue siendo una triunfadora.


Deja tus comentarios aquí: