Las múltiples caras de la ruptura de una pareja

La desarticulación de una pareja tiene varias caras, y ninguna de las partes es 100% responsable o inocente. Aunque sí podemos afirmar que el quiebre de una relación suele ser doloroso y producir miedo por el cambio que implica.

Para recuperarse, es necesario que exista un duelo (ha fallecido un tipo de relación) pero el problema es que éste se convierta en patológico. Hay muchas creencias respecto a cómo recuperarse. Algunos repiten que un clavo saca a otro clavo, otros que hace falta la mitad del tiempo que duró la relación para restablecerse. Ciertamente, como cada quien es distinto, no existen las reglas fijas.

Tal vez estos tips podrían ayudar en los casos de las ruptura amorosa:

1) Busca nuevos amigos, y frecuenta lugares a donde no fuiste con tu ex.

2) Lee libros que te den mensajes que te animen, ejemplo: de crecimiento personal.

3) Rodéate de personas de tendencia positiva.

4) Expresa tus emociones y sentimientos. Desahógate. Si dudas con quién hacerlo posiblemente un terapeuta es la mejor opción.

Cuando se está recién separado, en muchas ocasiones se entra en una especie de lucha por salvar la relación, esto revela que se ha colocado en el otro mucha esperanza, cuando lo realmente importante en esos momentos es desarrollar la estabilidad y seguridad propias.

Cuando tenemos esta tendencia, es probable que traslademos esa manera de ser dependiente a otras relaciones, repitiendo este patrón poco benéfico para nosotros mismos.

Una relación es buena por lo que nos permite crecer. El crecimiento individual y compartido es la clave del éxito.



Deja tus comentarios aquí: