Leches vegetales para niños

Seguramente has oído hablar de la muy popular leche de almendras. Pero sabías, que existen otras alternativas igual de ricas, nutritivas y sobre todo, más económicas.

Hoy conoceremos cuatro leches vegetales, sus beneficios y preparaciones caseras, para múltiples recetas.

1. Leche de arroz

Posee un sabor suave y ligero muy agradable al paladar. Por su alto contenido en hidratos de carbono y nutrientes, la leche de arroz es una bebida, muy energizante. Entre sus beneficios más conocidos, destaca la mejora en el tránsito intestinal.

Ingredientes:

1 taza de blanco

8 tazas de agua

1 pizca de sal

4 cucharadas vainilla

Chorrito de miel al gusto

Preparación:

Hervir 8 tazas de agua y al estar en ebullición, agregar la taza de arroz. Inmediatamente, bajar el fuego al mínimo y cocinar por 3 horas con la olla tapada.

Luego de las 3 horas, agregar la pizca de sal, remover un poco y retirar la olla del fuego, para que se enfríe a temperatura ambiente. Pasado el tiempo, colar la mezcla y agregar la miel y la vainilla.

Procesar hasta que quede todo unificado. Colar varias veces hasta no observar grumos y reservar en frascos de vidrio con tapa y guardar en la nevera.

 

2. Leche de coco

Las madres Hawaiana usan esta leche luego del pecho materno o en el caso de no poder amamantar. Es rica en fósforo, vitamina C, potasio, selenio, magnesio y fibra, por lo que fortalece el sistema inmunológico.

Ingredientes

6 tazas de coco rallado (Se consigue en tiendas de repostería)

1 litro de agua

Vainilla y miel al gusto

Preparación

Unir el coco al litro de agua y dejar hidratar de 3 a 5 horas. Una vez hidratado, agregar todo en la licuadora y procesar junto a la vainilla y la miel. Luego colar y reservar en la nevera.

Si decides hacerlo con un coco seco, debes tener 450gr de carne, que equivale a dos cocos.

 

3. Leche de avena

Es la leche más fácil de preparar y también la más económica. Por su alto contenido en fibra, es ideal para controlar el colesterol. De igual forma, ayuda al tránsito intestinal y previene enfermedades cardiovasculares.

Ingredientes:

1 taza de avena cruda en hojuelas

4 tazas de agua

Vainilla y miel al gusto

Preparación:

Remojar la avena en 4 tazas de agua y guardar en la nevera toda la noche. Al día siguiente descartar el agua y colocar la avena sobrante en la licuadora con las 4 tazas de agua nueva. Añadir la vainilla y la miel.

Colar la mezcla hasta que quede sólo la leche y reservar en un frasco de vidrio en la nevera.

 

4. Leche de alpiste

Es conocida como la leche que acelera el metabolismo por su alto contenido enzimático y por mejorar los procesos digestivos. Además es antiinflamatoria y contribuye a la tonificación muscular.

Ingredientes

1 taza de agua

5 cucharadas de alpiste

Vainilla y miel al gusto

1 litro de agua

Preparación:

Remojar el alpiste en una taza de agua, durante toda la noche. Al día siguiente, las cáscaras estarán separadas de la semilla. Botar las cáscaras y agregar las semillas peladas en la licuadora, junto a un litro de agua nueva, la vainilla y la miel.

Una vez que esté todo bien procesado, colar la mezcla un par de veces, hasta no tener grumos ni residuos. Reservar en la nevera, en frasco de vidrio bien tapadito.



Deja tus comentarios aquí: