Ley de polaridad: Somos luz, pero también oscuridad

La sabiduría, la paz, la serenidad y la felicidad, en momentos difíciles, están en nuestro interior. Permitirnos abrir nuestro corazón y buscar las respuestas en nosotros mismos nos ayudará a encontrar nuestro centro y la fortaleza necesaria para seguir. Recordemos que hace mucho tiempo, antes de encarnar este cuerpo, elegimos pasar por las situaciones y experiencias que vivimos para la evolución de nuestra alma. Esas memorias fueron borradas, pero podemos activarlas y recordar.

Depende de nosotros si nos quedamos paralizados en el miedo y el drama, o fluímos con nuestro corazón y nuestro sentir y actuar; ir más allá de lo que aparenta ser una situación, sentir, drenar e integrar. Luz y sombra, también la oscuridad. Nada es bueno o malo. No dejamos de ser seres de luz y amor por sentir miedo, dolor, rabia, impotencia, frustración o decepción. Al contrario, también somos humanos y eso está bien. Recordemos que el amor está en cada hebra de nuestro ADN. Lo importante es no quedarse anclado en una emoción, sino sentir y seguir, seguir, seguir, avanzar.

Hoy busca tu equilibrio en ti mismo, en el interior de tu ser que es donde se encuentran las respuestas. Déjate fluir, no tengas miedo, no estás solo; el esfuerzo dará resultados y apenas ha comenzado el cambio, la transformación, la liberación. Purifícate, elévate, protégete. Eres parte de esto y así lo decidiste. Vista al frente, paso firme, son tiempos difíciles y más fortaleza necesitarás, pero la tienes, está dentro de ti. Recuerda que todo tiene una razón de ser y nada es lo que parece. Todo tiene un sentido. Sigue adelante. La luz está en ti. Ten seguridad y habrá plenitud. Hoy más que nunca sé quien deseas ser y ten la certeza de que lo que deseas, manifestarás.



Deja tus comentarios aquí: