Libertad para ti

Te ha pasado que cuando has hecho una labor importante, sea un cambio en el que te sientes pleno o has creado algo muy tuyo, las personas te preguntan ¿Qué te llevó a todo esto? En muchas entrevistas me he encontrado con esa pregunta ¿Qué te llevó a escribir acerca de lo que hablas en tu libro (Una nota en la nevera)?

La verdad la primera vez no supe como contestar esa pregunta, ya sabes puedes dar la respuesta de medios, la que le conviene a la venta del libro (mercadeo) o simplemente lo que te nace del ombligo. En ese momento mi respuesta fue la conveniente, “nos entrenaron” así. Pero la pregunta me quedó retumbando en la cabeza, para la cual a través del tiempo he conseguido varias respuestas, entre otras; “Bueno, no es nada que solo se me haya ocurrido a mí, muchos autores han escrito acerca de temas similares. Es más, ya existe todo un movimiento, no soy el único”.

Pero, el tiempo ha seguido pasando y la pregunta sigue estando presente en mi mente. Es allí el origen de este artículo.

“He escrito todo eso porque me cansé”, esto realmente me sale del ombligo, es lo más sincero que me he escuchado decir el día de hoy.

Me cansé de seguir viendo la vida como me dijeron que era, me cansé de seguir los conceptos sin saber realmente cómo fueron construidos, me cansé de seguir dogmas sin saber hacia dónde me llevan, me cansé de repetir las repeticiones de otros, me cansé de estar preso en la inconsciencia de lo que crea todo lo anterior en mi manera de pensar, me cansé de criticar, me cansé de ser carcelero a través del mismo repetido patrón de conducta que todos llevamos, me cansé de creer que DIOS está fuera de mí y no en mí, en ti, en todo.

Ahora vivo un gran momento, ya puedo evidenciar cuando el miedo se aproxima y me gusta vivirlo, saber que está presente. Me doy cuenta de que lo que viene desde afuera de mí no se parece a lo que hay dentro de mí. Puedo ver con claridad los huecos en los discursos de otros, mis demonios, los suyos. He descubierto lo perfecto del momento, cuando me aíslo del presente, cuando me pierdo en mis emociones y cuando vuelvo a caer en la cárcel de lo ya establecido.

Por eso decidí escuchar la voces que retumbaban en mi mente y escribí Una nota en la nevera, por eso cada día sigo retando la manera como veo las cosas, la de los que vienen a mi consulta. Permitiendo que, cada uno con su propio sonido, sus propias preguntas, marquen la ruta de su propia libertad y encuentren la intención de sus almas.

¿Te ha pasado algo así? Cuando saliste de tu casa, decidiste casarte, te divorciaste, tener hijos, cuando cambiaste de empleo, ciudad, país, de profesión, cambiar tus hábitos, cuando te cansaste de no creer en ti. ¿Te pasó que te cansaste, qué hiciste?

#notaenlanevera



Deja tus comentarios aquí: