Liderando el dinero desde el alma

Liderando el dinero desde el alma

Hace unas semanas hablábamos de la eudaimonía como el estado de plenitud personal que describían los griegos. También hablábamos del tema dinero y cómo nos hemos desconectado de nuestra esencia para darle poder al dinero hasta en las decisiones más simples del día a día. ¿Eso quiere decir que nos debemos desconectar del dinero? No, para nada. En este artículo hablaremos de un tema del que muy pocos hablan: el dinero desde el alma.

¿Es el dinero una energía?

Respondamos con un ejemplo: un padre entrega a sus dos hijos la misma cantidad de dinero para que estos hagan sus vidas. Uno, llamémosle A, logra reproducir esa cantidad cinco veces más al cabo de diez años. El otro, llamémosle B, derrocha todo el dinero y llega diez años después a pedir más. ¿Crees que el dinero de A tenía mejor energía que el dinero entregado a B? Seguro que no. Así como el sol sale para todos, el dinero es una energía que está disponible para todos por igual. No tiene nombre, al punto de decir claramente “al portador”. Si la energía del dinero es neutra, ¿qué es lo que hace que unos lo multipliquen y otros lo desaparezcan?

La relación con el dinero

Siempre trato la relación con el dinero desde alguien conocido: ¿quién es esa persona llamada dinero y qué representa en tu vida? ¿Te hace ruido imaginar al dinero como una persona? Ahora veámoslo como una mascota: ¿qué animal sería y cómo se la llevaría contigo? Muchos tenemos una relación amor-odio con el dinero, y esa energía que le imprimimos al dinero, luego se ve reflejada en las decisiones que tomamos, ya sea de acumulación o de derroche. Entonces, el problema no está en el dinero, sino en la energía que le imprimimos, generando la armonía o la entropía.

Decisiones intuitivas

Cuando lideramos el dinero desde el alma, estamos relacionándonos con este bajo un esquema que es poco convencional: decidir el dinero desde la intuición. Aunque suene bien místico, este es el terreno donde deciden los grandes empresarios que han comenzado desde cero y se han construido a sí mismos a través del tiempo. Hay decisiones que no caben en una hoja Excel (la fortuna de Facebook), y hay decisiones que están claramente sustentadas en cálculos complejos, pero que igual dieron pérdidas catastróficas (la quiebra de Enron).

Liderar el dinero desde el alma es algo que apenas la neurociencia está descubriendo, lo que nos pone en un momento evolutivo sin igual con respecto a conceptos como abundancia y prosperidad, finalmente en el terreno de lo inteligible. En mi proceso como creadora de la metodología Armonía Financiera, he estudiado las bases mentales, emocionales y espirituales de la relación con el dinero. Los resultados han sido increíbles: las personas son capaces de tomar decisiones financieras desde la tranquilidad, la paz, la suficiencia y el amor. He visto personas revalorarse sin miedo a “perder clientes”, así como he visto a otros reducir sus compras compulsivas, saliendo de miles de dólares en deudas en tiempo récord.

Cuando es el alma quien guía tu relación con el dinero, el miedo se disipa por sí mismo y comienzas a vivir la riqueza consciente aquí y ahora… tengas poco o tengas mucho.



Deja tus comentarios aquí: