Llego el momento de ver tu reflejo

Llego el momento de ver tu reflejo

“El problema humano básico es la falta de compasión. Mientras este problema subsista, subsistirán los demás problemas. Si se resuelve podemos esperar días más felices”. Dalai Lama.

Muchas personas exitosas, mentores y motivadores coinciden en que el propósito de la vida no es ser feliz, sino ser útil. Ser compasivo para poder hacer la diferencia y vivir una vida bien vivida. No se trata de ir haciendo buenas acciones para que todo el mundo se entere de que eres compasivo y te admiren, se trata más bien de dar sin esperar nada a cambio; la recompensa será la satisfacción de poder ayudar a otras personas en su bienestar.

Ser compasivo amerita que veamos en el otro nuestro propio reflejo, encontrando así la verdadera humildad. Toma en cuenta que nunca sabrás con certeza la situación por la que otro atraviesa. Es común que las personas sufran sus penas en silencio, y esta es la verdadera razón por la cual debemos ser compasivos con las otras personas. La compasión puede expresarse y cultivarse de diferentes maneras: a través del silencio oportuno, un abrazo, compartiendo bienes materiales, y hasta siendo cuidadosos con las palabras.

Ser amables, sinceros, puede significar también ser compasivos. No creas que la compasión tiene que ver con ver a la otra persona como un inferior o con lástima, se trata de ser humano, sensible ante el dolor de la otra persona, de ayudar desde el amor.

La compasión no es algo que se limite a ser dado al otro, también es un asunto de amor propio, ya que ser compasivo con uno mismo es necesario para cuidarnos y respetarnos, y así poder liberarte del drama, los falsos amigos, la mentira y el dolor, porque tal vez eso que te hace infeliz es la falta de autocompasión.

Recuerda que la vida no tiene que ser perfecta para que sea maravillosa, solo debes darle una mirada compasiva, sensitiva, siendo amable contigo y con el otro. Porque la gente que es realmente feliz no obtiene lo mejor de todo lo que hay en el mundo, sino que más bien hace lo mejor con lo que tiene. Hay un dicho que dice “la vida es irónica, para entenderla completamente se necesita la tristeza para apreciar la felicidad, ruido para apreciar el silencio, y ausencia para valorar la presencia”.

No esperes estar pasando por un mal momento para comenzar a ser compasivo contigo y con el otro. Comienza ahora, a través de tus pensamientos, de tus palabras y de tus acciones hacia ti y hacia los demás.



Deja tus comentarios aquí: