Llegó la hora de crear abundancia

“Nuestro estado natural es la abundancia, el universo es un campo ilimitado de todas las posibilidades”. Deepak Chopra

Solemos quejarnos por la falta de aquello que queremos, una y otra vez, y no solo nos quejamos con nosotros mismos, sino que se lo transmitimos a otros y estos a otros, afectando de esta manera el ciclo de abundancia que nos corresponde. Podemos pensar que esto es absurdo, sobre todo si sientes tu economía afectada, con muchos egresos sin ingresos que se correspondan; quizás vivas en alta inflación, quizás no puedes ahorrar porque ni siquiera te alcanza para cubrir tus necesidades.

La abundancia, la prosperidad, es mucho más que hacer dinero, es un estado de conciencia donde reina la certeza de que nuestras necesidades serán satisfechas sin tener que luchar por eso, es decir, sin angustias y, para alcanzar este estado de conciencia se requiere un cambio de los paradigmas, un nuevo enfoque de la vida.

¿Ves la prosperidad como una cuesta empinada que implica mucho sudor y sacrificio?

¿Te desesperas cuando no consigues lo que te has planteado?

¿Cómo ves a los otros? ¿Como competidores o rivales o como una unidad?

¿Crees que la prosperidad es una cuestión de suerte y que les toca a pocos?

¿Crees que tienes el potencial para lograr lo que deseas hacer o piensas que esto está fuera de tu alcance y que necesitas depender de otros?

¿Con qué facilidad puedes dejar atrás lo que has hecho para reinventarte en función de los cambios de la vida?, es decir, ¿te resistes o te reinventas?

¿Sueles relacionarte con los demás desde el amor o desde el juicio y la crítica? ¿Desde la alegría de los logros de los demás o desde la envidia?

¿Vives preocupado por lo que necesitas?

¿Trabajas por obligación o por dinero?

¿Vas desde el dar o desde la avaricia?

Si revisas tus respuestas podrás encontrar en ellas una buena parte de las limitaciones que te acompañan. Más allá de lo que ocurra afuera, lo importante es lo que ocurre adentro, porque es allí, en tu interior, donde puedes generar los cambios que te lleven a la abundancia que mereces.

Hay que entender que la riqueza comienza en tu corazón, desde un corazón próspero hay abundancia y para que lo sea requiere estar colmado de amor; amor que comienza en ti y se extiende a los demás por lo que te transformas en tu principal motivador y  puedes motivar a otros. El dinero debe estar en movimiento, si no se estanca; debes, por naturaleza, permanecer en el flujo de dar y recibir y entender que es inagotable.

Trabaja en lo que amas, en tu pasión, desarrolla tus talentos en eso que te gusta, procura competir contigo para ser cada vez mejor y ofrecer lo mejor de ti hacia los demás. Para esto es importante que identifiques tu propósito de vida y te mantengas en él.

Suelta la ansiedad por el dinero. Como dijo Oscar Wilde: «Solo hay una clase de personas que piensan más en el dinero que los ricos, y esas personas son los pobres. En realidad, los pobres no pueden pensar en nada más». “Tener riqueza o abundancia real es despreocuparse por todo en la vida, incluyendo el dinero” Deepak Chopra.

Da tu 100 % siempre y confía que la vida, Dios, el universo hará el resto. No te des por vencido(a), guarda silencio y persiste sin angustias. Concéntrate en lo que quieres y calla ese diálogo interno de duda sobre lo que no deseas, déjalo ir, no te enfoques en el no, sino en lo que quieres. Mantente en tu propósito, disfruta el servicio y desde allí despreocúpate y confía que la abundancia te pertenece y nos pertenece a todos.



Deja tus comentarios aquí: