Llegó la hora del té

Llegó la hora del té

El té en sus múltiples presentaciones es la segunda bebida más popular del mundo después del agua. La costumbre de colocar diferentes hierbas en una taza para luego darle un buen sabor al agua se utilizó por primera vez en la China 2500 años a. C.

Recuerdo la primera vez que probé el té verde, una noche de invierno en Beijing, mi cara se arrugó, era muy amargo para mi gusto. Un tiempo después, a mi paso por Perú intenté con el té de coca, por el nombre pensaba que se trataba de alguna droga extraña, pero no, su sabor resultó ser mucho más amigable que el primero. Por último en Argentina me dieron a probar el mate, tan amargo que no pude disimular mi expresión de mal gusto. A todos les dije: pero ¿no podré ponerle un poquito de azúcar?

Desde entonces, me he preguntado ¿por qué lo toman? ¿qué tienen estas hierbas que gustan tanto? Más allá de un tema cultural y compartir entre amigos, es sorprendente la cantidad de propiedades que tienen estas infusiones, aquí les dejo algunas de ellas:

Té verde

  • Ayuda a reducir el riesgo de cáncer.
  • Gran poder antioxidante.
  • Previene enfermedades del corazón.
  • Anti envejecimiento.
  • Estimulante natural del metabolismo.
  • Pérdida de peso.
  • Mejora los niveles del colesterol.
  • Fortalece la memoria.
  • Reduce el stress y la ansiedad.

Té de Coca

  • Digestivo y diurético.
  • Eficaz para tratar la gastritis.
  • Propiedades antisépticas y analgésicas.
  • Previene el vértigo.
  • Regula el metabolismo y el nivel de carbohidratos en el organismo.
  • Ayuda a recuperar las energías perdidas.
  • Alivia los síntomas de la artritis.

Yerba Mate

  • Poderoso antioxidante.
  • Detiene el envejecimiento celular.
  • Previene el crecimiento de células cancerígenas.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Estimula el esfuerzo intelectual y físico.
  • Fuente de vitaminas y minerales.
  • Acción antihipercolesterolémica.
  • Poderes para reducir la sed y el hambre.

Después de descubrir todas estas bondades, encontré el mejor sustituto para el café y así, poco a poco, he ido incorporando cada una de estas infusiones a mi rutina diaria, con un toque de edulcorante por supuesto, pero ahora les puedo decir que me siento mucho más saludable. No olvidemos que nuestro cuerpo es la pertenencia más valiosa que tenemos y como tal debemos cuidarlo.



Deja tus comentarios aquí: