Lo que deseamos a los demás

La mayoría de las personas cree que como sus pensamientos no pueden ser escuchados ni descubiertos por otros, son inocuos e inofensivos. Pero lo cierto, es que cada pensamiento que tenemos sea positivo o negativo hacia los demás, termina afectándonos a nosotros mismos de forma inmediata por la carga emocional que contienen, y a esas personas, más tarde que temprano, por la relación que mantenemos con ellas.

No hemos comprendido, que todo lo que sale de nosotros en forma de pensamientos, palabras, acciones y elecciones, genera un efecto, que nos convierte en causa de cada situación o experiencia que vivimos. Nada sucede por casualidad, algo hicimos o dejamos de hacer para que ocurriera o estemos involucrados en ello.

Somos energía, y en la medida en que alineamos nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y actuación, nos volvemos más poderosos para destruir o construir. Cuando nos llenamos de pensamientos y sentimientos negativos, y no encontramos la forma efectiva de transformar los primeros y canalizar los segundos, perdemos el balance y la paz necesarios para tener la claridad mental que nos permita hacer mejores elecciones y darle respuestas mas asertivas a la vida. Además, sin ninguna conciencia, terminamos sumándonos a todos los eventos difíciles y agresivos que suceden a nuestro alrededor, con nuestra forma de ser y de vivir. Dejemos de buscar culpables y asumamos la responsabilidad de nuestra vida.

Si queremos tener una relación de pareja, un circulo social, una familia, un país y un mundo diferente, mas pacífico, considerado y justo… necesitamos convertirnos en una causa distinta, comenzando por sanar las emociones negativas qu

e permanecen asociadas a nuestros recuerdos, dejando el pasado atrás, aceptando lo que no podemos cambiar y tomando la decisión valiente, de perdonar y de aprender algo de todo lo que hemos vivido.

Tres amigas abrazadas contemplan el paisaje

Limpiemos el cristal a través del cual observamos a otras personas, no dejemos que el prejuicio o la suposición se conviertan en el instrumento que utilicemos para juzgar, analizar o evaluar el comportamiento de los demás.  Quiero compartir una sugerencia contigo…  En lugar de fijarte en las diferencias, los errores o en lo que tienen los  demás, prueba buscar atentamente los rasgos, las características y los aspectos positivos que también tienen en su personalidad, especialmente si son tus seres queridos, porque lamentablemente en la mayoría de los casos, somos más atentos y condescendientes con los extraños que con las personas que apreciamos.  Verás cómo comienza a cambiar tu actitud, tu comportamiento y tu relación con las demás personas. Vamos, anímate a reconocer todo lo bueno y lo positivo que también traen a tu vida.

De esta manera, lograremos interpretar cada cosa que nos suceda de una forma mas positiva, sin dejarnos enganchar emocionalmente al dejar de ser reactivos y volvernos mas proactivos, para así responderle a la vida y a los demás de una mejor manera.

Claves para transformar nuestra manera de afectar al mundo.

  • LLÉNATE DE BUENOS SENTIMIENTOS. Pasa la página, perdona, sana el sentimiento y afronta tus miedos, para que puedas llenarte de mejores sentimientos, mas positivos e inspiradores.  Recuerda que lo que das es lo que recibes de vuelta por parte de la vida.
  • CONECTA CON LA GRATITUD. Reconoce el amor, la gratitud y la compasión que sientes o recibes de tus personas queridas, úsalas para perdonar y para acompañar tus palabras y actuación diaria.
  • TRANSFORMA TUS PENSAMIENTOS. Vence el hábito de criticar, supera el pesimismo y enfrenta tus temores, con pensamientos, afirmaciones y reflexiones compasivas, positivas, valientes y optimistas.
  • CUIDA TUS COMENTARIOS. Habla sólo cuando tengas algo bueno que decir de otros, para darle solución a un conflicto, resolver los desacuerdos o conciliar las diferencias.

Desearle lo mejor a los demás, desde el corazón y con limpieza de intención, nos asegura recibir a cambio lo mismo por parte del universo, que elige los instrumentos perfectos para hacérnoslo llegar. Sólo recuerda que en la medida en que seas capaz de hacerlo aún a pesar de que las circunstancias y la situación te sean adversas, lograrás sumar con tu forma de vivir, al trabajo consciente y positivo que están haciendo muchas personas alrededor del mundo para sembrar paz y conciencia.

 



Deja tus comentarios aquí: