Lo que pienses, hables o hagas hoy afectará a tu futuro «Yo»

En una conversación que tuve hace un par de semanas, mientras escuchaba atentamente a mi interlocutor, hubo una frase particular que me timbró el alma y se quedó ronroneando en mi cabeza:

“Lo que pienses, hables o hagas hoy afecta a tu futuro «YO».

A partir de aquí, pude compilar varias ideas acerca de éste pensamiento que quiero compartir con ustedes.

  1. El “HOY” nunca se repite.

El hoy, exactamente este «AHORA», este mismo instante en el cual estás sobre tus pies y existes, no se repetirá jamás. Este momento presente en el que estás respirando, tomas decisiones, buscas respuestas; jamás volverá de la misma manera a ti. Por lo tanto este momento presente, gestará una decisión, una acción o un pensamiento. Este momento sagrado en donde tú estás, en donde tú puedes construir tus anhelos, en donde puedes edificar los cimientos, es en este preciso instante de tu respiración. Jamás se repetirá a sí mismo ni traerá las mismas oportunidades para expandirse.

  1. El “AYER” define el “HOY”, pero no puede modificar el “AHORA”.

Porque el “AYER” pertenece a un pasado. Un pasado que ya no está, que ya es libre. Al cual sí podemos acceder gracias a la existencia de nuestra maravillosa memoria junto a las redes neuronales que nos permiten extraer esa información. Por lo tanto a partir de aquí, ya esos datos forman parte del libro de nuestras experiencias y a ellos accedemos permanentemente para recobrar emociones, eventos, imágenes y disfrutarlos, reconocer los errores, sonreírles y sacar aprendizajes.

Pero para las decisiones que hoy voy a tomar, este “AYER” ya vio morir a mi “YO”.

  1. El mañana no ha tocado tu puerta porque la puerta a la cual debes acceder, está hoy frente a ti.

Invertir tu energía íntima y tu potencial en pensar en lo que aún no ha sucedido es un gasto innecesario de tiempo. Esto nos trae como consecuencia, limitar nuestro presente vital y contraer nuestro foco de atención, impidiéndonos utilizar todo el potencial del AHORA para crear nuestras metas. Lo más desgastante que hacemos los seres humanos, es vivir nuestro presente como un constante “futurible” que ni podemos palpar, ni podemos controlar ni nos define ahora.

  1. Todas tus acciones, palabras y pensamientos de tu “hoy” sí afectarán a tu futuro “YO”.

Porque hoy es tu presente, ese que puedes crear y que estás construyendo a cada momento. Hoy puedes transformar y modificar tus pensamientos, tus actos y tus palabras para construir las intenciones que se te manifestarán. Hoy puedes construirlo o destruirlo. Hoy puedes andar con las pisadas que crearán tu mañana, y afectarán a tu futuro “YO”.

Es ahora que tienes todo ese poder de manifestarte en ti mismo. Es hoy cuando puedes realmente tener la certeza de que eso repercutirá en tu mañana.

  • Si hoy gasto más dinero del que tenía presupuestado, mi futuro “YO” se verá afectado porque no dispondrá del dinero que tenía pautado para pagar las facturas.
  • Si hoy procrastino y dejo de estudiar, arreglar el coche, terminar con una relación nociva y evadir ciertas obligaciones, esto todo va a agruparse en una bola de nieve con la cual mi futuro “YO” tendrá que lidiar irremediablemente.
  • Si hoy como 3 pedazos de tarta, mi futuro “YO” tendrá que lidiar con 5 kilómetros más de caminata para adelgazar de nuevo los gramos que ésas tartas crearon en mi cuerpo y además, tendrá que manejar el conflicto de culpa.
  • Si hoy digo a otros cosas ásperas sin pensar, es mi futuro “YO” el que cargará con el lastre de pedir disculpas y arreglar el desastre.
  • Si salgo de fiesta y tomo hasta el amanecer cuando debo ir a trabajar al día siguiente, es mi futuro “YO” el que se verá afectado.

Y así miles de ejemplos. Unos más complejos y otros más simples. Pero todos son lo que forman nuestra vida.

Todo el HOY repercutirá en lo que mi Ser, mi Alma, mi “YO”, tenga que lidiar mañana.

Estar conscientes de nuestro presente es el mejor antídoto para evitar los conflictos con nosotros mismos que vendrán luego.

Estar plenamente conscientes del AHORA, es vivir pacíficamente y en plenitud con nuestro futuro “YO” y asumir que todo cuanto hoy digas, pienses y hagas, gestará -quieras o no-, tu historia personal.

¡Recibe lo mejor de este Universo!



Deja tus comentarios aquí: