Lo que pierdes con la timidez

Lo que pierdes con la timidez

Me recuerdo durante mi infancia y buena parte de mi adolescencia como una persona muy tímida, incapaz de hablar con quienes no conocía, temerosa del rechazo que pudiera ocasionar, refugiándome en otras personas para evitar exponerme.

¿Hablar con un extraño? Jamás. Prefería morir, y por supuesto mucho menos me atrevía a hablar en público. Pasaba la mayor parte del tiempo sola. En el colegio era objeto de burlas porque siempre hay algunos que se la pasan de listos y ¿qué mejor blanco que alguien que se muestra al mundo tan retraído e insignificante?

Pero algo pasó, no me sentía satisfecha con esa forma de ser. Quería cambiar, pero sentía que no podía hasta que me gradué de bachiller y sentí la firme convicción de convertirme en psicóloga, deseo que procedí a manifestar a mi padre. Él se mostró totalmente indignado ante la idea y me dijo que las mujeres nacieron para lavar y planchar, no para ir a la universidad y que no contara con él para semejante idea descabellada. Quiero disculparlo, él era un hombre siciliano, de los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, en cuyas creencias no cabía la idea de que una mujer pudiera surgir profesionalmente. El punto no es centrarnos en esto, solo lo comento porque fue el detonador para dar un giro de 180 grados a mi personalidad.

Fue como despojarme de un traje y colocarme otro, la motivación por mi meta fue tan fuerte que me lancé sola a la aventura de ser psicóloga. Estudié, trabajé y tuve que transformarme en un ser extrovertido (enhorabuena) para poder lograr lo que quería.

Entendí que desde la timidez, desde el miedo a lo desconocido, al rechazo, no iba a lograr nada, me estancaría, y esa fue mi fuerza, tanto así que no solo lo logré, sino que me transformé en una comunicadora intensa, convincente, apasionada, logrando incluso que me aprobaran el traslado de una universidad privada (donde tenía una beca parcial, pero que ya no podía costear) a la Universidad Central de Venezuela, solo con la potencia de mi discurso ante quien fuera en ese momento el director de la escuela de Psicología.

Con ese mismo empuje fue que conseguí mi primer empleo. Es difícil conseguir empleo en tu carrera si no tienes experiencia, pero si logras comunicar tu pasión con entusiasmo no hay imposibles, te lo aseguro.

Estas acciones te hacen cruzar la línea de la inseguridad a la seguridad y cada pequeño triunfo te va reafirmando más la certeza de que no importa si tienes que vivir uno que otro rechazo porque las recompensas suelen ser no solo más frecuentes, sino más potentes.

Tips para el cambio:

  • Confía en ti, ten certeza de tu potencial. Para ello te sugiero que te enfoques en tus fortalezas, no en tus debilidades.
  • Un paso a la vez, comienza con pequeñas acciones como sonreír a un desconocido, ayudar a alguien, atreverte a contar algo sobre ti. Son los pequeños pasos los que permiten construir un gran camino.
  • Lee, mantente al tanto de las noticias, el estar empapado(a) de lo que ocurre siempre te dará temas interesantes de conversación. Te sentirás mejor si estás preparado (a).
  • Participa en actividades que involucren interacción social, ten presente que hablamos de una habilidad que se desarrolla mientras más la practiques. Sal de tu zona de confort para que logres el cambio.
  • Es normal que sientas nerviosismo los primeros minutos antes de exponerte. Atrévete a enfrentar esa sensación, sé más fuerte que eso y verás cómo va pasando. Solo puedes vencer la timidez desde la acción.
  • Alerta a las creencias, no lo veas como algo difícil porque eso dificultará el cambio, míralo como algo posible.

La timidez es un mecanismo de defensa que surge para evitar el rechazo o por temor a lo desconocido, y es solo desde la conciencia de lo que puedes perder desde la timidez y la motivación de todo lo que puedes ganar al dejar de serlo que puedes cambiar.

Actúa por sobre la timidez, deja de preocuparte por lo que piensen los demás y concéntrate en lo que tú deseas. Si te atreves a dar el primer paso creaste el camino.



Deja tus comentarios aquí: