Lo que no se escribe en los récipes es a veces lo más importante

Lo que no se escribe en los récipes es a veces lo más importante

Acudir al médico es para muchos algo necesario y normal en el camino de la búsqueda de la salud y bienestar, otros deben hacer un gran esfuerzo para vencer el miedo a lo que le puedan encontrar, bien dice Chopra al respecto: “Algunas personas pueden vivir con la enfermedad, pero no con el diagnóstico…”, pero esto no termina aquí, luego viene una de las partes más difíciles, el tratamiento. Y es aquí donde comienzan listas de medicamentos que cada día suelen ser más largas, varios anti (antibióticos, antiinflamatorios, antihipertensivos, antialérgicos, antigripales, antiflatulentos, etc.), algún analgésico, vitaminas, suplementos, hormonas y cualquier otro compuesto farmacológico que ayude a restablecer el equilibrio perdido que finalmente llevó al deterioro de la salud.

El problema con esto no es que comience la lista sino que en la gran mayoría de los casos aquí termina. ¿Por qué digo esto? Porque aunque hay muchas personas que están buscando un estilo de vida más armónico y saludable, algunos profesionales de la salud están dejando fuera de sus prescripciones a tres grandes remedios que ayudan a combatir a la gran mayoría de los males: la alimentación saludable, el ejercicio físico y el descanso. La sola alimentación saludable acompañada por un plan de ejercicio aeróbico regular ayuda a controlar a un gran número de diabéticos e hipertensos sin tener que prescribir adicionalmente ningún medicamento, esto también ayudaría a prevenir la aparición de muchos problemas degenerativos del aparato locomotor como la artrosis, la gota y las hernias discales.

El descanso es fundamental para recuperar nuestra energía y liberar la mente del estrés y tensión emocional, y cuando hablo de descanso no me refiero solo al hecho de dormir, esto también incluye la recreación y el esparcimiento. Bien conocido es el efecto de la tensión emocional sobre órganos como el estómago y el colon que se manifiestan con gastritis y colon irritable, así como el bien conocido efecto del estrés sostenido en la aparición de enfermedades como las gripes a repetición, la fibromialgia e incluso el cáncer. Con esto no pretendo desestimar el uso de los medicamentos o la necesidad de un tratamiento farmacológico, estas son herramientas necesarias que han ayudado a recuperar la salud, mantenerla e incluso salvar muchas vidas, solo que debemos poner en práctica también lo que muchas veces no va escrito en los récipes.



Deja tus comentarios aquí: