Los 12 errores más comunes que se cometen en las relaciones de pareja

Los 12 errores más comunes que se cometen en las relaciones de pareja

Las relaciones amorosas son toda una aventura e incluso hay personas que dicen que son una lotería, pero muchas veces los fracasos y las lamentaciones pudieron ser evitados si las asumimos con inteligencia emocional. En el artículo de hoy quiero compartir con ustedes 12 errores comunes que cometemos y que nos pueden llevar a una separación:

1. Estar con una persona que ya tiene pareja: te dice que las cosas van mal entre ellos, que te quiere más a ti, que va a terminar esa relación pero debes esperar (por los hijos, por los bienes en común, etc.). Si te quiere de verdad no debe esperar para poner fin a una relación que no le llena para estar contigo, por otra parte, si es capaz de hacerle eso a su pareja, es altamente probable que te lo haga a ti y, ten siempre presente que es sano considerar el no hacerle a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

2. Hacer de tu relación de pareja un reality show: una relación de pareja es y debe ser de dos, es importante resguardar la privacidad y la intimidad; andar por la vida contando con lujo de detalles tu relación de pareja no es sano. Es normal que cuentes con un(a) amigo(a) cercano a quien pedirle un consejo u opinión en caso de ser necesario, pero de allí a andar revelando lo que sucede con ustedes con el mundo hay un largo trecho.

3. Dejar los detalles que enamoran porque ya conseguiste la relación: Este es un error muy común lamentablemente, se abandona la conquista al conquistar, sin entender que enamorar al otro es una maravillosa tarea que no tiene fin. En el amor como en la vida nunca hay que dar nada por sentado o asegurado, los detalles son y serán siempre fundamentales para mantener a tu pareja “conquistada”.

4. Tratar de cambiar a tu pareja: Aceptar conductas humillantes o distintas a tus valores esperando que la otra persona vaya a cambiar, o simplemente tratar de hacer de esa persona lo que tu quieres que sea. Si no te agrada como es, entonces vale la pena preguntarse si estás enamorado de esa persona o de lo que quieres hacer de esa persona. Cuando se ama realmente se disfruta lo que te gusta de esa persona y se aceptan las diferencias, es decir, se ama lo que esa persona es no lo que debería ser.

5. Vivir “amorochado” con tu pareja: hay personas que cuando entran en una relación de pareja se aíslan del mundo, se alejan de amistades e incluso pueden dejar de realizar actividades que antes disfrutabas solo para poder estar más tiempo con tu pareja. Lo mismo aplica en esas conductas persecutorias como el estar enviándole mensaje todo el día, llamándole, queriendo saber que hace todo el tiempo, etc., ¿quién no sale corriendo ante semejante persecución? ¿Por qué es nocivo esto? porque la relación se transforma en dependencia y te limita como ser humano, y, en caso que finalice te sentirás absolutamente devastado(a) porque tu mundo desaparecerá con la persona. En una relación debes ser tú, dejar que la otra persona sea ella y disfrutar del nosotros.

6. Concentrarte en el futuro de la relación más que en el presente: no te precipites, permite que la relación siga su curso sin presiones, no intentes llegar al compromiso a las primeras de cambio. El sentimiento se disfruta en el presente, cada día, intensamente, por lo que te invito a vivir de ese amor en el instante que lo tienes. El intentar forzar los acontecimientos, no solo te puede producir angustia sino que además puede hacer sentir asfixiada a la otra persona.

7. Crear una imagen de tu pareja distinta a lo que es, justificando lo que no te agrada: Muchas veces podemos idealizar a la otra persona, cubriéndola de características y virtudes que no tiene e incluso justificando sus acciones para que encajen en nuestro ideal de pareja. Recuerda que una ilusión no dura para siempre y. al desmoronarse el cuento que has creado, caerá la imagen que creaste de esa persona y, esa realidad que no quisiste ver te golpeará en el alma. Hay que ser realista, observador, ver lo que es, más que lo que quieres que sea.

8. Pretender que la otra persona lea tus pensamientos: ¿por qué pretender que tu pareja sea adivina? Ni esto ni suponer son buenos aliados, nada podrá superar la importancia de una buena comunicación; si quieres que sepa algo de ti díselo, si quieres tu saber algo de esa persona pregúntaselo, así de simple.

9. Mentir: Una de las conductas más peligrosas es la mentira, ninguna mentira dura para siempre, todo termina descubriéndose tarde o temprano y, cuando esto ocurre se traiciona uno de los pilares fundamentales de una relación: la confianza. Sin confianza no hay relación que se sostenga.

10. Traspasar la línea del respeto: cuando abres la puerta a los adjetivos de descalificación, ofensas, insultos, estás dando entrada a lo que se conoce como violencia psicológica y esto suele generar dolor y resentimiento por parte de quien lo recibe. Este pasar lo que llamo la línea amarilla suele ocurrir sobre todo cuando se presentan conflictos y dejas que las emociones te invadan así como el deseo de tener la razón, el deseo de demostrar al otro que está equivocado. El respeto amigos es fundamental más aún cuando las diferencias se presentan; es mejor esperar a que estés más calmado, con cabeza fría, hablar de hechos más que descalificaciones y procurar siempre que la razón la tenga el amor más que posturas personales.

11. Entrar en el terreno fangoso de la rutina: la rutina entra cuando das el amor por sentado, ¿qué más si ya lo tienes? , craso error, es justo cuando ya te estableces como pareja que debes hacer esfuerzos por conquistar a esa persona cada día como si fuera la primera vez si es que deseas que la magia no desaparezca.

12. Abandonar la pasión: el cansancio del día a día, de las obligaciones, de la disminución de la carga hormonal de la primera etapa de la relación, del usar el sexo como represalia o venganza si estás molesto puede llevarte a disminuir la frecuencia sexual al punto que en muchas “parejas” es inexistente, y pongo la palabra pareja entre comillas porque si no hay intimidad difícilmente podemos hablar de pareja, hablaremos de amigos, de hermanos o de cualquier otra cosa menos de pareja. El mayor afrodisiaco es tu mente, de modo que, el crear, inventar situaciones, el buscar la magia, y explorar juntos siempre el terreno del amor pueden mantener la llama de la pasión viva a lo largo de los años.

Toda relación es un milagro, un tesoro y como tal debe ser tratada.

Foto creado por freepik – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: