Los beneficios de compartir la crianza de los hijos

En la crianza de los hijos, los padres imparten las enseñanzas que creen que se deben desarrollar en la vida.

Es enriquecedor compartir las tareas que el niño demanda para así influenciar positivamente en su desempeño general.

Estudios de diversas universidades demuestran que los niños criados por varios adultos interesados en ellos (háblese de abuelos, tíos, niñeras, maestras jardineras, etc.), desarrollan personalidades más estables. En contraste, los niños criados en una familia nuclear (en la que sólo los padres comparten las responsabilidades), tienen menos modelos de resolución de conflictos a seguir.

Mientras más opciones tengan los niños, más oportunidad tienen de ampliar su repertorio de comportamientos posibles, eso los ayuda a madurar.

Cuando criar a un hijo cae sobre los hombros de una persona muchas veces se siente atrapada, aislada, y hasta podría sentirse frustrada. Sufre de nostalgia por la diversión, la libertad y la falta de contacto con otros adultos. Por ello, podría acumular resentimientos en contra de sus hijos.

crianza-compartidaEn nuestra generación la mayoría de las familias tienen menos hijos, así que no ocurre lo que pasaba antes en las familias múltiples de 6 o más hijos que los hermanos se cuidaban entre sí, y que tenían que compartir los espacios, las cosas, etc.

Hoy, hay muchos hijos que reciben “todo”: tienen su propia habitación llena de juguetes y televisor, y así se hacen vulnerables, y son presa fácil de la frustración cuando se encuentran con el mundo real con todas sus barreras.

Cuando la crianza de los hijos se realiza de manera compartida, con conciencia y amor, se dan beneficios para todas las partes. En los niños, y en los padres predominan los sentimientos amorosos y se siente satisfacción por la tarea realizada.



Deja tus comentarios aquí: