Los beneficios de una economía basada en la consideración mutua

La consideración mutua es  una genuina preocupación de los unos por los otros, mientras se da un proceso de toma de decisiones tipo mesa redonda, teniendo presente la necesidad de ayudarnos entre nosotros y de otorgarnos concesiones, como ocurre en una familia. De no darse ese cambio de mentalidad tan necesario, cualquier nuevo proyecto económico, por muy bueno que pueda parecer, fracasará.

La nueva economía de garantía mutua tiene varias ventajas. Es la única que permite que exista una justicia social verdadera y sostenible entre el estado y sus ciudadanos, así como entre los estados. Una economía de consideración mutua será segura, caracterizándose por la reducción substancial y voluntaria de las brechas sociales y económicas, como también por un descenso del costo de la vida.

En esta economía, la sociedad se adaptará a la red global de conexiones. Como resultado de esto, los globos financieros y la interminable carrera en pro de ganancias especulativas se terminarán, lo que nos conducirá a una economía global, saludable y balanceada y a una forma de vida menos demandante: el consumo privado recobrará la sensatez.

El consumo excesivo —que se alimenta de la publicidad y de la presión social, teniendo ambos como único objetivo el persuadirnos de consumir productos y servicios redundantes— acabará. Por el contrario, la sociedad de garantía mutua, se regirá por el principio de que debemos actuar como garantes del bienestar de todos los demás. En lugar de una competencia desenfrenada de las empresas y los países entre sí, prevalecerá el respaldo mutuo en pro de la buena voluntad común.



Deja tus comentarios aquí: