Los cuatro acuerdos para ser felices

El libro escrito por el Dr. Ruiz  Los Cuatro Acuerdos, está  basado en la sabiduría de los antiguos Toltecas y habla sobre la visión que deberíamos tener las personas para estar en equilibrio mental, emocional y social o sencillamente ser feliz.

Básicamente los toltecas creían que para lograr entendernos a nosotros mismos y a los demás, para poder ser felices sin ninguna influencia externa, teníamos que aprender que se puede modificar nuestro “Sistema de creencias” ese paradigma adquirido por influencia familiar, social o educacional y que muchas veces nos afecta emocionalmente.

Con la firmeza de que aquello era lo que se necesitaba  para lograr el deseado equilibrio emocional y por ende ser feliz, ellos crearon estos cuatro (4) dogmas:

  1. Sé impecable con tus palabras
  2. No te tomes nada personalmente
  3. No hagas suposiciones
  4. Haz siempre tu máximo esfuerzo

Estas cuatro (4) frases las tengo escritas en un papel, pegadas en el corcho de mi oficina y cuando llego en las mañanas las leo. Es muy difícil romper con las creencias que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida, pero siempre existe la posibilidad de reflexionar, y creo que estas frases son muy acertadas, llevarlas a cabo nos ahorrarían muchas penas.

Creo que la práctica de los cuatro (4) acuerdos nos aleja de los efectos de las emociones negativas, esto no quiere decir que vamos a desbordar positivismo, pero seguro nos sentiremos mucho mejor emocionalmente.

Para ser felices es primordial dejar de lado el ego, ser un poco más nosotros mismos y libres, así transitaremos un camino más sensato.  Si miramos a nuestro alrededor tenemos millones de excusas para sufrir, pero también miles y millones de razones para estar feliz, está comprobado que somos felices por decisión propia y así como la felicidad es una elección, lo es el sufrimiento.

La semana pasada hice un reto con mi prima Migdeliz, ella vive en Puerto La Cruz, debíamos hacer una lista con diez razones para ser feliz, esto al despertar, y entregarla a un extraño al terminar la jornada laboral. Les dejo algunas de las razones que escribí: mi familia y mis amigos, poder despertar y ver el Ávila cada mañana, las cotufas con queso y las gomitas, el mar, la música, los libros, los besos intensos, entre otras cosas más. La verdad tengo más de diez. Al final pegué mi lista en el ascensor del edificio. ¿Y saben algo? Sin planearlo, mi prima también la pegó en el ascensor.

Los invito a practicar los cuatro (4) acuerdos y a crear su lista de razones para estar feliz.

 

 



Deja tus comentarios aquí: