Los héroes desconocidos

Les presento a Natalia Life Coach, gran amiga, artesana de la Isla de Margarita, voy a permitir que ella misma relate su experiencia como una de varios Héroes Desconocidos, con quién he tenido el privilegio de interactuar durante las Certificaciones de Life Coaching este año:

Mi testimonio, mi vivencia, mi experiencia Life Coaching

Soy Natalia Zabala, artesana de nacimiento.

Nací en Caracas en una familia de padres muy jóvenes y mis recuerdos de niña son con mis abuelos… En casas bellas y cómodas, rodeada de cosas buenas, mucho amor de mis abuelos, mucha niñez feliz…

Hago muñequitos desde que tengo uso de razón, es mi juego favorito.. buscaba materiales y me sentaba a crear, cortar y pegar y asi tooodo el día.

Mi taller montado a los 16 años era un sueño hecho realidad… mis hornos, mi laminadora, mi espacio; compré un carrito, clientes, dinero y mi bebé siempre al lado para tooodooooo… Mi esposo iba en otra dirección…. Tuve una bella hijita y con ella la bendición de un taller conocido en Caracas, con trabajo asegurado por años y la creatividad como cotufas, así…

Estuve 12 años casada con el amor de mi vida, tomando decisiones a diario y un día hubo que cambiar cosas y nos separamos.

Llegando a Margarita, me di cuenta de que mi segundo esposo no se quedaría aquí, que su nuevo trabajo implicaba viajar, me di cuenta también de que su trabajo no generaba ingresos a la casa, y en vez de tomar decisiones me asusté y me mantuve en mi zona de confort. La situación, la siguiente… yo sola en la isla con un par de bebés de 7 meses con un taller donde por primera vez solo yo trabajaba.. mi esposo iba y venía, yo veía solo las cosas buenas y me fui acabando poco a poco, pasaron 4 años así… el agotamiento, la tristeza de estar sola, la impotencia de no tener ayuda, comencé a dudar, comencé a buscar, a escribir y pensar y no fue fácil…

Y un día, caminando por la universidad, estaba el stand de Gente Excelente y me acerqué, me anoté, me llamaron, me enamoraron…

Tenía muchas expectativas porque más que querer ejercer por dinero, quería herramientas para resolver unas cuantas situaciones personales que quería cambiar…

La situación al llegar a la certificación era la siguiente

Vivía en Margarita con mis hijas menores, en una casa hermosa que poco a poco había ido restaurando después de la crisis, un taller super productivo de nuevo, un equipo de 5 chicas del pueblo aprendiendo, trabajando y ganando dinero y enamorada de un hombre viudo, profundamente deprimido que veía en mí su desahogo emocional y me estaba matando los nervios.

Tal y como dijo Don Fernando Celis, desde el primer día, fui Life Coach…

Llegué a mi casa con la frecuencia cerebral a otro nivel, como una octava más arriba.. no paraba de hacer preguntas en mi mente, analizaba la situación con otra óptica, ganaba seguridad de manera inmediata y que hablar, después de las 3 primeras clases ya me sentía lista para comenzar a ayudar a otros….

Pero eso no era lo más importante, lo que realmente me interesaba era mi meta, era mi situación….

Me relajé y comencé a enfocar, a direccionar, a analizar y a actuar…

Me puse las botas y me aventuré a coachear a mi nuevo amor. Como primera herramienta rompí su estructura, lo sacudí sorprendiéndolo con la inmensa honestidad de mis palabras… luego comencé poco a poco a preguntar, a llevarlo a enfocar a ordenar y la presión fue tal vez muy fuerte y él simplemente, pateó el tablero y se largó….

Pero yo seguía creciendo, escuchando y captando todo…. Aquello de que si uno la va a cagar debe cagarla completa me sonó muy bien… la libertad de este estilo de coaching me daba mucha cancha para actuar…

Hay varias herramientas que se hicieron parte de mi maletín desde entonces: 

  • En primer lugar determinar arquetipos, es una herramienta divina.. Saber con quién te estás comunicando y respetar su mapa mental.
  • Conocer las necesidades básicas… increíble, con esa herramienta tienes la capacidad de medir la pasión de vivir en cada aspecto de tu vida.
  • Con esta herramienta reconoces el valor real que tiene la gente y las cosas para ti.
  • Saber que el crecimiento y la contribución son unos valores que van más allá… que cualquier cosa que emprendas que satisfaga ese par de necesidades está destinado a triunfar.
  • Reconocer que como Maga, mi necesidad de variedad es algo que debo alimentar a diario para sentir el equilibrio.
  • Me gustó mucho aquello de romper el patrón limitante y mi creatividad inventa mil maneras de hacerlo, siempre con mucho respeto y tacto, pero me encanta ver la reacción.
  • Mi código de valores.
  • Y el ultimo día, cuando ya no esperaba nada mejor, el método Dickens y romper la creencia limitante.

Había que tomar decisiones otra vez….

Llegué a casa y quité el anuncio de venta, fui al lugar donde siempre me imaginé mi tienda y la visualicé, me di cuenta de que habían abierto un restaurant diagonal a mi casa que se veía en vías de crecimiento, conté las posadas que habían en el pueblo, sentí que era posible… me imaginé mi nueva cocina, dos días después compré el cemento, llamé al albañil, compré pinturas, las ventas crecían, comenzaba la aventura de construir esa casa que visualicé, la que vi en la pantalla cuando anclé mi sueño aquel día en clases…

Todo marcha bien, faltan detalles de mi meta inicial… ya hay muchas metas más….

Con respecto al amor, las semanas pasaron, yo borré a este señor de mi cel, de mi compu… comencé a sentir que era lo mejor para todos, que él debía tener un espacio para sanar y que yo estaba complicando las cosas, pero el corazón es muy loco y cuando el deseo de hacer algo es muy fuerte la regla es darle… por lo menos para mí… así que un mes después de no saber nada de él lo busqué por Facebook, ¡sorpresa! Ya su foto de perfil no era el retrato de su esposa, ahora había una imagen de él, sus publicaciones eran más ligeras, sin tanta carga de drama, sus comentarios graciosos, tranquilos y no aguanté y le escribí y lo saludé y le dije que lo sentía demasiado bien, que lo había visto, en fin.

Me respondió rapidito, pero no conversamos mucho… volvió el silencio unos días y allí comenzó, poco a poco a desahogarse a contarme su experiencia durante ese mes, parecía diferente, era el tipo que siempre imaginé que había debajo de esa total depresión, comencé a recibir regalos de él, agradeció mi compañía.

Y yo, ¡feliz! Con la vida perfecta, es como si la hubiera hecho a mano, perfecta para mí, con todas sus decisiones, fracasos, emociones, villanos, amores…

Hacer la película, dirigirla y vivirla… el final es como tú quieras….

Eso es para mi Life Coaching…

We-will-be-heroes

Natalia sigue en su camino heroico hacia el crecimiento. Ha ampliado su taller, su negocio y pueden conseguir sus piezas en el hermoso pueble de La Guardia en la Isla de Margarita. Así como ella, este blog está dedicado a aquellos héroes desconocidos que continuamente se descubren, avanzando hacia sus metas con herramientas de verdad.

 



Deja tus comentarios aquí: