Los hombres son menos propensos a comer saludable ¿mito o realidad?

Los hombres son menos propensos a comer saludable ¿mito o realidad?

En mi país hay un refrán que suele completarse de acuerdo a la circunstancia: «Macho que se respeta…» y lo que sigue, suele estar plagado de situaciones que refuerzan comportamientos no siempre saludables pero que encarnan la fantasía perpetuada en el imaginario colectivo del macho latino todopoderoso. A la pregunta ¿Macho que se respeta… come vegetales? ¿qué dirías? en este artículo, presento los hallazgos de las investigaciones en torno a los hábitos de alimentación de los hombres en nuestra región, para explorar si es cierto (o no) que tienden a comer menos saludable que nosotras las mujeres.

Un estudio publicado en la revista Appetite en 2012 reportó que los hombres tenían actitudes menos favorables (comparado con las mujeres) sobre el valor de comer frutas y vegetales. Los resultados del estudio que abarcó una muestra de casi 3400 personas a través de la encuesta de actitudes y comportamientos alimentarios del Instituto Nacional del Cáncer, mostró que «los hombres no creen tan firmemente como las mujeres que el consumo de frutas y verduras es una parte importante para mantener la salud», dijo el investigador del estudio John A. Updegraff, profesor asociado de psicología social y de la salud en la Universidad Estatal de Kent en Ohio.

El análisis de los resultados de la encuesta también mostró que «los hombres se sienten menos seguros de su capacidad para comer alimentos saludables como frutas y verduras, especialmente cuando están en el trabajo o frente al televisor».

De acuerdo a los autores del trabajo, los mensajes que son efectivos para alentar a las mujeres a comer más frutas y vegetales, no funcionan tan bien en los hombres y agregan como recomendaciones que es importante ayudar a los hombres a comprender la importancia de una dieta saludable, así como a desarrollar confianza en su capacidad para tomar esas decisiones saludables, ya sea en el trabajo o en el hogar.

Vale la pena preguntar si hay alguna tipo de creencia arraigada, que limita a los hombres a elegir alimentos más saludables por lo que Updegraff y sus colegas se propusieron analizar si una idea en psicología llamada «teoría del comportamiento planificado» podría explicar lo que tantos estudios han demostrado: que los hombres tienen muchas menos probabilidades que las mujeres de cumplir con las recomendaciones diarias de fruta y consumo de vegetales.

Esta teoría analiza el vínculo entre las creencias de las personas y su comportamiento y los investigadores analizaron tres creencias que deberían motivar a las personas a comer alimentos nutritivos:

1) Sus actitudes hacia las frutas y vegetales
2) Su sensación de control sobre su dieta
3) Su conciencia de que otras personas quieren que mejoren su dieta.

De los hallazgos, encontraron que para los hombres, la «presión grupal» generada por la creencia 3 es la menos efectiva para motivarlos a comer más frutas y vegetales y sugiere que lo que podría funcionar mejor para ellos es enseñarles formas de gestionar su consumo de frutas y verduras por ejemplo, mostrarle opciones para comer saludablemente en el trabajo, o cómo incluir más las frutas y vegetales en sus refrigerios frente a la televisión.

De acuerdo con las más recientes estadísticas globales de la Organización Mundial de la Salud, la esperanza de vida de los hombres es 4,4 años menos que las mujeres, algo que sugiere que debe prestarse una mayor atención a las diferencias de género a la hora de elaborar políticas sanitarias.

Entre las familias latinas, la estadística se agudiza y los varones tienen entre 5 y 6 años menos de esperanza de vida que sus compañeras, a causa de atención médica tardía, hábitos de salud inapropiados especialmente en alimentación y actividad física y por ser más propensos a sustancias adictivas como el cigarro y el alcohol.

¿La causa? una vez más, tiene que ver con ese “tabú” de hablar de la salud o de manifestar molestias ante síntomas físicos y emocionales. Los hombres se cohiben de hablar de estos temas pues los hace parecer débiles, así que aguardan en silencio hasta que es muy tarde para revertir algunas enfermedades como la diabetes, cardiopatías e incluso el cáncer.

A medida que pasan los años, el efecto de los hábitos de alimentación se hacen visibles (aunque no quiera aceptarlo) el incremento de la circunferencia abdominal se ha convertido en un indicador de riesgo cardiovascular, así que en la medida que se hacen menos activos y mantienen el mismo estilo de alimentación, los problemas de salud comienzan a aparecer sutilmente, pero como “no es bien visto” estar visitando al médico, ni al nutricionista, ni al psicólogo, entonces nuestros compañeros avanzan a toda velocidad a una espiral sin retorno.

Lo que coloque en el plato de su próxima comida podría salvarle la vida.

La ciencia basada en la evidencia confirma que al incluir mas frutas y vegetales a su plan de alimentación diario, puede mejorar su expectativa de vida. si a esto le suma actividad física diaria (30 minutos de ejercicios para comenzar) mantendrá su cuerpo en mejor estado de salud, para compartir con sus hijos y con toda su familia.

Si tiene 35 años o más, hágase regularmente una prueba del colesterol mediante un análisis de sangre. El colesterol alto aumenta el riesgo de tener enfermedades del corazón, derrame cerebral y problemas de la circulación.

A partir de los 40, es imperativo que asuma responsablemente el control de su salud pues a partir de esta edad se empieza a ver las consecuencias de estilos de vida poco saludables. La tensión arterial elevada, o hipertensión, incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, angina y ataques de apoplejía. Se debe en parte a factores hereditarios, pero también se ve afectada por el estilo de vida.

Para contrarrestar algunos síntomas, los especialista recomiendan aumentar el consumo de fibra, especialmente la fibra soluble, que funciona como una esponja para absorber el colesterol y puede ayudar a mantener su corazón sano.

Lo ideal es alcanzar un consumo promedio de 35 gramos de fibra por día. Los granos y los vegetales verdes son los mejores aliados, así como también frutas y semillas.

Macho que se respeta… como vegetales, presta atención a su salud y hace todo su mejor para estar saludable para acompañar a su familiar por muchos años más. Déjate de cuentos y encuentra tu bienestar a través de un estilo de vida que favorezca la salud frente a la enfermedad. ¿Te animas?

Foto de Comida creado por freepik – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: