Los matices entre el negro y el blanco

El video que les presento me dio mucha alegría y me recordó que entre el blanco y el negro, hay muchos matices. En el mundo, hay personas que están alerta y advierten diferentes grandes problemas que afectan a toda nuestra única casa: nuestro planeta. También hay personas que difunden estas noticias contribuyendo a despertar conciencias. Hay otras que emiten mensajes apocalípticos y fatalistas insistiendo en que nuestro fin está muy cercano. Hay personas que frente a esas noticias se movilizan y recurren a la inagotable creatividad humana ofreciendo soluciones.

La aparición del plástico en el mundo significó el abaratamiento de procesos, la manipulación de productos, el traslado de alimentos a lugares lejanos, la conservación de los mismos y muchos beneficios más. Pero a la vez, inundó el mundo de desechos no degradables en tierras y mares, con terrible daño a ecosistemas y consecuencias trágicas en el mundo animal. Si bien se está trabajando y, por ejemplo, se logran bolsas plásticas biodegradables (lo he comprobado personalmente), la abundancia de estos materiales y la falta de colaboración humana hacen que el problema persista.

Hace un par de años conocimos a una abogada boliviana que recorría nuestra América enseñando a construir viviendas con botellas plásticas de refrescos. También conocimos fábricas de telas y ropa a partir de plástico reciclado en Argelia y España. Hay artistas que reducen el material y producen obras exquisitas. Ahora conocemos que se utiliza el material plástico reciclado para la fabricación de ladrillos tipo Lego, con los cuales se puede construir casas de manera rápida y económica apuntando a resolver (al menos) dos problemas al mismo tiempo: la construcción de viviendas dignas y la utilización de desechos plásticos.

Lo que extraigo de estas experiencias, particularmente la de la construcción de viviendas, es que los problemas existen, se nos presentan, parece que nos pueden llegar a destruir, podemos hacer proyecciones fatalistas, podemos mirar el futuro y ver que podría llegar a no existir, pero podemos, siempre, buscar elementos y utilizar los recursos y dones que tenemos para buscar soluciones. La creatividad humana es ilimitada. Debemos recordarlo con firmeza. Hay muchos ejemplos a nuestro alrededor. Pero quiero presentarlo hoy para que hagamos el ejercicio diario de recordarlo. Hay tanta esperanza y alivio en esto, que insisto en tenerlo presente.



Deja tus comentarios aquí: