Los otros premios Nobel

Los premios Nobel (con acento en la e, según la real Academia) fueron establecidos en 1895, para reconocer a aquellas personas que efectúen investigaciones, ejecuten descubrimientos sobresalientes durante el año precedente, lleven a cabo el mayor beneficio a la humanidad o una contribución notable a la sociedad en el año inmediatamente anterior.

Muchos brillantes físicos: Marie Curie o Albert Einstein; médicos: Alexander Fleming o Rita Levi-Moltalcini o químicos: Ernest Rutherford o Linus Pauling han recibido el premio y, sobre todo, el reconocimiento por su brillante labor.

Imprb. ReserchMenos conocido es otro premio, llamado el IG Nobel (la traducción al castellano sería algo así como in-noble), que se otorga a las investigaciones más disparatadas de cada año. Como se podrán imaginar, mis queridos lectores, así como hay una ciencia dura y seria, hay otra un poco… digamos que menos formal o por lo menos considerada así por algunos. Así pues, los premios IG Nobel se otorgan a aquellos investigadores que descubren… el agua tibia. Pero en vez de seguirles explicando, véanlo por ustedes mismos.

El premio IG Nobel de Psicología fue otorgado en el año 2012 a Anita Eerland, Rolf Zwann y Tulio Guadalupe, por su estudio sobre: Inclinarse hacia la izquierda hace que la torre Eiffel se vea más pequeña”. Realmente no explican si inclinándose hacia la derecha se ve más grande, pero es muy probable ¿no?

El premio de Fluido-dinámica del mismo año fue para Rouslan Krechetnikov y Hans Mayer por el estudio de ¿Porqué se bota el café cuando una persona camina con la taza en la mano? Seguro que ustedes no sabían que eso no se sabía ¿o sí se sabía?

El premio de Física de 2010 fue para Lianne Parkin, Sheila Williams y Patricia Priest por demostrar que cuando el camino está muy frío y congelado, uno se resbala menos si lleva las medias puestas por fuera de los zapatos. Gracias a Dios en nuestros países no se dan esas condiciones, pero en el caso de que viajen, ¡ténganlo presente y se ponen las medias por fuera!

El premio de la Paz fue para Richard Stephens, John Atkins, y Andrew Kingston por confirmar que cuando uno maldice al golpearse, se alivia el dolor. No está claro si hay que incluir groserías o no.

En el año 2009 se otorgó el premio en Medicina Veterinaria a Catherine Douglas and Peter Rowlinson por demostrar que las vacas que tienen nombre dan más leche que las que no tienen. Eso quizás explica porqué la vaca Mariposa que tuvo “interné”

Los países que lamentablemente se encuentran en guerra tiene ahora la ventaja de poder utilizar el invento de Elena N. Bodnar, Raphael C. Lee, y Sandra Marijan , a quienes se le otorgó el premio de Salud Pública por el invento de un sostén que puede ser convertido, en caso de emergencia, en una máscara protectora. ¡Nótese que el invento permite proteger a dos personas con un sólo sostén!

Cambiando de área, ese mismo año se entregó un premio en Lingüística a Juan Manuel Toro, Josep B. Trobalon y Núria Sebastián-Gallés, por demostrar que algunas veces, las ratas no pueden diferenciar entre personas que hablan japonés para atrás y personas que hablan holandés para atrás. La verdad es que yo no sabía que las ratas pudiesen diferenciar personas, personas que hablaran, menos, pero personas que hablaran ¡para atrás! ¡Por Dios!

SwordAcceptanceSpeech2007Para el año 2007 el premio en Medicina fue otorgado a Brian Witcombe y Dan Meyer por estudiar los efectos secundarios de tragar espadas. Aparentemente no produce ni acidez, ni malestar. Así pues, tráguese tranquilo su espada, que la ciencia lo respalda.

En 2006 el premio en Biología fue para Bart Knols and Ruurd de Jong por mostrar que el mosquito anofeles hembra se siente igualmente atraído por el olor del queso limburgués y el olor de los pies humanos. Recuerden entonces colocar pedazos de queso por ahí para confundir a los mosquitos.

Y ya que hablamos de olor en los pies, el premio de Medicina del año 1992 fue para F. Kanda, E. Yagi, M. Fukuda, K. Nakajima, T. Ohta and O. Nakata por su concienzudo estudio de los compuestos químicos que causan el mal olor de los pies y sobre todo por demostrar que aquellas personas que piensan que le huelen mal los pies, efectivamente les huelen mal, mientras que aquellas que piensan que no les huele… no les huele.

Por último quiero mencionar el premio a la Paz otorgado a Charl Fourie y Michelle Wong por el invento de una alarma para automóviles consistente de un circuito detector y un lanzallamas. ¡Creo que en este país sería un éxito de ventas!

Como pueden ver, mis queridos lectores, hay muchos locos por ahí… y por acá. Y a todos podríamos darles sus premios ¿no les parece?



Deja tus comentarios aquí: