Los problemas de pareja se resuelven en pareja

¿Has vivido la experiencia de contarle a amigos y familiares tus problemas con tu pareja y luego terminar en tremendo embrollo cuando se resuelven las dificultades, pero tus seres queridos se quedan enganchados en la rabia hacia esa persona?

Sé que no es fácil reservar los problemas para uno solo. Conversando se alivian en cierta forma las penas, nos desahogamos, pero hay varias alertas en este sentido:

  • No todos los que dicen ser tus amigos realmente lo son.
  • Eso que cuentas puede transformarse en el cuento de boca en boca desde esas personas hacia otras.
  • Si esas personas son familiares muy allegados como padres y amigos íntimos, es natural que, dado el amor que sienten hacia ti y el deseo de protegerte, que les cueste aceptar que tú perdones a quien ellos consideran que te hizo daño. En especial, hay que evitar contarle estos problemas a los hijos porque serán los que menos puedan comprender, con el peligro adicional  de que  después que soluciones el conflicto, ellos rechacen a tu pareja.
  • Si amas a tu pareja es mejor que consideres que su privacidad es valiosa.
  • Evita a toda costa contar tus problemas personales en las redes sociales.

Lo más sano es que los problemas de dos se resuelvan entre dos, en el momento preciso, con el corazón abierto, con el amor presente, sin gritos, sin ofensas y desde allí negociar para encontrar la manera cómo resolverlo.

Si requieres apoyo en cierta situación concreta, siempre puedes recurrir a un terapeuta o ciertas amistades bien selectas de las que sepas que tendrán la objetividad para escucharte y darte una buena orientación con miras a resolver lo que te perturba. Incluso, muchas respuestas las encontramos directamente al escucharnos a nosotros mismos cuando nos desahogamos con  alguien.

En conclusión, si puedes resguardar esos temas de pareja en la intimidad de dos es excelente, pero si el agobio te lleva a requerir del apoyo de alguien más, pues elige  bien a quién le vas a pedir ayuda u orientación.



Deja tus comentarios aquí: