Los riesgos del contacto tras una ruptura

Muchos hemos vivido esta dolorosa situación, la relación terminó y sabemos que dar una nueva oportunidad es ir a un pelotón de fusilamiento, en abrir la puerta para que el dolor regrese pero aun así viene la esperanza de que podría cambiar, como ese pensamiento mágico donde un milagro pudiera ser posible.

Obvio que me refiero a rupturas donde las causas indican claramente que ha habido vulneración de nuestros sentimientos, maltrato psicológico, indiferencia, sensación de no sentirse amado o por lo menos no lo suficiente y acá tú y yo conversando de corazón a corazón te pregunto ¿de verdad crees que pueda ser diferente?

Quien ama no se burla, no ofende, no hace daño, quien ama es capaz de hacerlo aún desde las mayores dificultades, quien ama te acepta como eres no una imagen falsa que debas dar de ti porque no es capaz de soportar tus sombras y ¿sabes qué? Eso no es amor, para nada y si lo aceptas tampoco lo es de la tuya ya que permites que te irrespeten a cambio de unas migajas de afecto.

Cuando culminas una relación así, uno de los principios básicos que debes tener claro es el cero contacto, nada de hablar con ese ser porque eso te llevará a revivir la herida y a albergar esperanzas llevándote así al punto cero una y otra vez; el duelo requiere tiempo, la sanación es un proceso de día a día aunque en principio lo veas muy lento, un proceso donde la ausencia de contacto es el bálsamo que te hará un buen día despertar y darte cuenta que pudiste superarlo, que has entendido que mereces ser amado con todo y no con migajas, no de a rato sino a cada rato, y te sorprenderás entonces volviendo a enamorarte en el momento menos pensado, con el aprendizaje obtenido para poder esta vez seleccionar mejor.



Deja tus comentarios aquí: