Lunes sin carne: Ensalada de lentejas crocantes

Hoy hablaré de una receta que considero que fue una de mis coqueterías culinarias. En un intento literal de esa frase que decía algo así como que ¡el amor entra por la panza! Y la preparé para quien es mi inspiración y motor… ¡mi esposo! Y en una de estas noches que los recuerdos me invadieron, quise volver a hacerla, con la sorpresa que mi esposo se unió a la creación y salió este hermoso plato, cocinado por mí y pintado por él. ¡Creo que en definitiva el amor y la cocina son un par perfecto!

Preparación

Para 2 personas

2 tazas de lentejas

1 cucharada de comino

1 cucharada de orégano en polvo

1 cucharada de albahaca en polvo

1 cucharadita de pimienta

1 cucharadita de pimiento morrón en polvo

Aceite de oliva

Albahaca fresca

Reducción de vinagre balsámico y mucha inspiración para decorar el plato

2 tomates cortados en medias lunas (sin semillas)

Vinagre balsámico

Suelo poner a remojar las lentejas de una noche a otra con una cucharadita de bicarbonato (es alcalinizante y muy bueno para la salud). Luego se deben hervir las lentejas por 15 min aproximadamente de manera que queden al dente. Las colamos y luego en una bandeja para hornear. Las ponemos, lo más esparcidas posibles y le agregamos todas las especias, junto con la sal y un chorro generoso de aceite de oliva que va a permitir que se pongan crocantes. Hornear a 200 grados y revolver constantemente (cada 10 min). Cocinar durante unos 20 min o hasta que estén crunchies. Colocar la albahaca fresca, rociar parmesano y vinagre balsámico, luego de que salgan del horno y servir en las medias lunas de tomates.



Deja tus comentarios aquí: