Lunes sin carne: garbanzos rostizados con ajo, feta y menta

Lunes sin carne: garbanzos rostizados con ajo, feta y menta

Esta receta es para esos días cuando no quieres pensar mucho y quieres comer rico. Es tan fácil que puedes prepararla mientras conversas por teléfono o revisas la tarea de tus hijos. Y lo mejor: sirve como plato principal para una cena y luego puedes llevar las sobras para almorzar en el trabajo.

Los garbanzos son una excelente fuente proteínas. Y si bien lo ideal es cocinarlos en casa, ya quedamos en que esta receta es para hacerla sin complicaciones, así que abre una lata y no te preocupes demasiado por el extra sodio (igual puedes reducir la cantidad de sal al sazonarlos)

Si no consigues queso feta puedes usar otro queso de oveja o cabra. Y si la nevera solo te ofrece queso blanco duro, hazte la idea de que viene importado de Grecia. Esta receta la tomamos del blog de Katherine Martinelli.
 

INGREDIENTES

450 gr. de garbanzos cocinados y escurridos (claro que puedes usar una lata)

1 cucharada de aceite de oliva.

3 dientes de ajo, finamente picados.

¼ cucharaditas de peperoncino (hojuelas de pimiento rojo)

Sal.

Pimienta negra recién molida.

¾ de taza de queso feta desmoronado.

½ taza de hojas de menta picadita.

Un limón cortado en cuartos.
 

PREPARACIÓN

1.- Precalienta el horno a 350ºF / 190ºC.

2.- Mezcla el aceite de oliva, ajo, peperoncino, sal y pimenta.

3.- Vierte los garbanzos en un molde de hornear. Combínalos con la mezcla de aceite y muévelos hasta que estén bien cubiertos. Sazona con más sal y pimienta si es necesario.

4.- Hornéalos por 15/20 minutos hasta que los garbanzos se doren y comiencen a tostarse.

5.- Retíralos del horno y déjalos enfriar. Llévalos a una fuente honda y combínalos con el feta y la menta. Sírvelos con los cuartos de limón.



Deja tus comentarios aquí: