Lunes sin carne: lasaña vegetariana

Lunes sin carne: lasaña vegetariana

¿A quién no le gusta la lasaña? Tiene todos los ingredientes para un plato perfecto: pasta, queso, crema… Una indulgencia en aquello que se “supone” debemos evitar, pero seamos francos, hay que darse ciertos gustos en esta vida.

La receta que compartimos hoy la tomamos del libro “Cocina Vegetariana” editado en España por Blume. Puede lucir un tanto laboriosa, pero en realidad es sencilla y el mayor tiempo se concentra en la cocción. Lo bueno es que mientras la lasaña está en el horno puedes descorchar un vino e iniciar la conversación. En Inspirulina creemos que nada supera los momentos compartidos con los seres queridos y hablando se entiende y se quiere la gente.

Además, te aseguro que después de esta delicia te provocará hacer una sobremesa, así que guarda una copa para el final.

Los orígenes de la lasaña se pierden en los vericuetos de la cocina italiana. Todo comienza con la pasta que es energía pura, y si bien son carbohidratos, recuerda que esta es la fuente energética que tu cuerpo procesa con mayor rapidez. Ni se te ocurra contar las calorías de la mantequilla, el queso parmesano y el aceite de oliva. Mejor piensa en las proteínas que traen.

Y si por algún instante sientes que esta receta atenta contra la promesa de comenzar la dieta el lunes, asume la realidad: puedes comenzarla mañana, o mejor aún, puedes comenzar hoy por tomar conciencia del tamaño de las porciones y servirte un poco menos de lo que sueles hacer.

INGREDIENTES

150 gr. de guisantes verdes (pueden ser enlatados, no es pecado)

1 ajo porro, o puerro

1 pimentón amarillo. Si es rojo o verde da igual.

300 gr. de tomate (estos suelen ser rojos).

2 dientes de ajo.

2 cucharadas de aceite de oliva.

2 cucharadas de hierbas italianas: orégano, romero, albahaca.

2 cucharadas de mantequilla.

2 cucharadas de harina.

¼ de litro de leche.

40 gr. de queso parmesano recién rallado.

9 placas de lasaña (no precocinadas).

1 manojo de albahaca.

PREPARACIÓN

1.- Escurre los guisantes y corta el ajo porro en rodajas muy finas. Corta los pimientos por la mitad, retira las semillas y córtalos en dados pequeños. Corta los tomates en dados pequeños (no tienes que quitarles la piel, pero si prefieres hacerlo, adelante). Pela lo ajos y pícalos en trozos muy pequeños.

2.- Calienta una sartén con aceite. Sofríe el ajo porro. Agrega los guisantes, los pimientos, los tomates, el ajo y las hierbas. Cocínalos a fuego lento por 15 minutos o hasta que el agua se haya evaporado. Sazona con sal y pimienta.

3.- Precalienta el horno a 200ºC. Derrite la mantequilla en una sartén e incorpora la harina. Cuando ésta comience a dorarse, agrega la leche poco a poco y sin dejar de remover. Sigue cocinando hasta que la salsa se espese. Luego agrega el queso parmesano. Si la crema te queda en el punto perfecto, alza tu copa y brinda a tu salud: acabas de triunfar en el paso más complicado de la receta. Si no te quedo perfecta, brinda igualmente porque la vida te dará otra oportunidad.

4.- Engrase un molde refractario y coloca tres placas de lasaña. Cúbrelas con la mitad de los vegetales y tápalos con otras tres placas. Agrega el resto de los vegetales y coloca las últimas placas de lasaña. Vierte la salsa sobre tu obra de arte.

5.- Lleva todo al horno por unos 30-40 minutos, o hasta que esté dorada. Si confías en tus habilidades, usa el broil los últimos minutos para un gratinado perfecto.

6.- Prepara una cama de albahacas sobre los platos. Acuesta la lasaña sobre las hojas. Brinda de nuevo. Da gracias por el momento.



Deja tus comentarios aquí: