Lunes sin carne: pizza vegetariana con masa de calabacín

Lunes sin carne: pizza vegetariana con masa de calabacín

La pizza es uno de los mejores inventos del mundo mundial, es muy versátil, la puedes preparar muy fácilmente y poniendo y quitando lo que te guste. Esta receta que encontré en el blog Kalyn´s kitchen tiene una variación muy simpática y es que la base de la pizza es a base de calabacín así que es perfecta para aquellos que sufren de intolerancia al gluten. También tiene una versión a base de coliflor que se ve deliciosa.

Ingredientes

4 tazas de calabacín finamente picado (esto puede equivaler a un calabacín grande o dos pequeños)

2 piezas de queso mozzarella

5 cucharadas de harina de almendras

3 cucharadas de queso parmesano

1 cucharadita de orégano

1/2 cucharadita de ajo en polvo

1 pizca de sal

1 huevo

zucchini

1 lata de tomates picados y escurridos

1 cucharada de aceite de oliva

2 dientes de ajo finamente picados

10-15 hojas de albahaca fresca

Preparación

Precalienta el horno a 450 ºF o 230 ºC. Ralla el calabacín usando un rallador de mano o un procesador de comida. También puedes hacerlo con un cuchillo. Mételo al microondas por 5 minutos y escúrrelo hasta que enfríe.

Prepara la salsa de tomate, comenzando por saltear el diente de ajo en una sartén con un poco de aceite de oliva. Añádele el tomate que previamente has escurrido y déjalo cocinar a fuego muy lento mientras preparas la masa. Justo antes de usarla añádele un poco de aceite de oliva y sazónala al gusto con sal y pimienta.

Cuando el calabacín se haya enfriado y le hayas sacado la mayor cantidad de agua posible ponlo en un bol y añádele la harina de almendras, el parmesano, el orégano, el polvo de ajo, sal y el huevo batido. Mezcla hasta que todos los ingredientes se hayan combinado.

Utiliza una bandeja para hornear o una de esas bases de silicon para poner la masa en ellas. Cúbrelas con un poco de aceite de oliva. Divide la masa en dos bolas y usa tus dedos para aplastar la masa hasta que tengas dos círculos. Ten cuidado de que los bordes no te queden muy finos para que no se te quemen. Hornéalas por 12-13 minutos revisando siempre que no se te estén quemando.

Sácalas del horno y cúbrelas con la salsa de tomate, las hojas de albahaca y rodajas de queso mozzarella. Ponlas de nuevo en el horno solo hasta que el queso se derrita, como 3 o 5 minutos y listo.

Lo interesante es que puedes variar lo que le pones a la pizza arriba, añádele maíz, aceitunas, cebollla, hongos y prueba diferentes sabores.

¡Buen provecho!



Deja tus comentarios aquí: