Lunes sin carne: risotto de champiñones

Lunes sin carne: risotto de champiñones

No les puedo negar que me encanta cocinar y por supuesto, comer. Puedo pasar horas y a veces días, cocinando para los amigos y la familia en ocasiones especiales. Pero vamos a ser sinceros, la mayoría de las veces andamos corriendo y hoy es lunes. Claro, tampoco quiere decir que no podamos comer delicioso y sin carne.

Así que vamos con un clásico de la cocina italiana: un risotto de champiñones. Los grandes cocineros dicen que no cualquiera puede hacer un buen risotto, pero aquí entre nos, cualquiera lo puede intentar. Además, puedes hacer variaciones y darle tu toque personal.

Lo bueno es que es un plato que satisface. Además, los champiñones son fuente de fibra, de vitaminas del complejo B y aminoácidos esenciales. Son bajos en grasa y en calorías. También contiene cantidades considerables de potasio, fósforo, zinc, cobre y hierro.

Así que… ¡manos a la obra!

Ingredientes:

  • 2 tazas de arroz especial para risotto (el arborio es el más recomendable)
  • 1 cebolla y cortada en cuadros pequeños.
  • 80 gramos de mantequilla
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 250 gr. de champiñones rebanados
  • 3 tazas de caldo de vegetales (si es casero, mejor)
  • 1 taza de vino blanco
  • Sal y pimienta al gusto
  • 100 gramos de queso parmesano rallado
  • Eneldo picadito (opcional. También puedes usar cilantro o perejil)

Elaboración:

  1. En una olla, pon a calentar el caldo de vegetales.
  2. Aparte cubre el fondo de una sartén grande con el aceite y sofríe la cebolla picada hasta que esté transparente. Es recomendable usar una de doble fondo para que se mantenga parejo el calor.
  3. Añade los champiñones, la sal, pimienta y el vino.
  4. Una vez evaporado el alcohol del vino, agrega el arroz y mézclalo con una cuchara de madera.
  5. Cuando el arroz esté impregnado de los demás ingredientes baja el fuego a temperatura media y comienza a agregar el caldo removiendo con cuidado. Mantén el caldo siempre en el fuego y ve agregándolo al arroz a medida que lo necesite, revolviendo siempre con la cuchara de madera.
  6. Cuando consideres que el arroz esté “al dente” (18 minutos aprox.) apágalo y agrega la mantequilla, el queso y el eneldo sin dejar de revolver.
  7. Apártalo de la hornilla para que no se pase.

¡Buen provecho!



Deja tus comentarios aquí: