Lunes sin carne: timbales de berenjena y mozarella

Hace unos días mi esposa Gabriela tuvo que improvisar una cena. El problema fue que recién llegábamos de viaje y que no había pasado por el mercado. En la nevera encontró una berenjena que estaba bastante madura. Dos tomates al fondo de la gaveta, un par de calabacines en semi-perfecto estado y una mozarella a punto de expiración. Suficiente. En 20 minutos estaban listos estos timbales, que acompañados de una sopa de vegetales previamente congelada y una ensalada de arugula, dejaron con una sonrisa a todos los comensales.

¿Quién dijo que hacen falta ingredientes exóticos para comer rico? Esta es una versión mestiza de una capresa con unas berenjenas a la plancha. El toque especial lo logró con unas hojas de romero cortadas en nuestro mini huerto, aunque ella hubiese preferido albahaca (como verás en la receta) pero no teníamos en ese momento.

De las berenjenas y su poder alimenticio con pocas calorías ya hemos hablado. El tomate es un prodigio que entre otras cosas mejora la fertilidad masculina. La mozarella trae su buena cantidad de calcio y proteínas. Y si quieres más argumentos para ensayar estos timbales, el aceite de oliva no solo es bueno para el cuerpo, sino que la Dra. Montserrat lo recomienda también para el alma.

Recuerda que si te gusta esta receta tenemos muchas más en las Dosis Especiales. Y si tienes alguna que quisieras compartir con nosotros, simplemente envíala a [email protected]

MozarellaINGREDIENTES

1 berenjena en ruedas (ni muy gordas ni tan delgadas)

2 calabacines en ruedas (ya sabes, ni muy muy, ni tan tan)

2 tomates en ruedas.

Mozarella en ruedas (no te la comas toda antes de armar los timbales)

Albahaca, o mejor aún, pesto (acá tienes una receta)

Aceite de oliva.

Sal y pimienta al gusto.

Reducción de balsámico.

 

PestoPREPARACIÓN

1.- Corta la berenjena y los calabacines en ruedas. Si tienes dudas de cuán anchas, córtalos con distinto grosor y considera esto un experimento.

2.- Calienta una plancha y acéitala ligeramente. Cocina las ruedas hasta dorar por ambos lados y que estén suaves (según el grosor y el vegetal, variará el tiempo). Agrega un poco de sal, al gusto.

3.- Arma los timbales. Puedes comenzar con la berenjena, sigue la mozarela (si tienes pesto, colócalo allí) luego otra berenjena,  seguida por tomate y calabacín. Si eres fanático del orden y la simetría, ensámblalos todos iguales.

4.- Adorna con una hoja de albahaca y baña con aceite, balsámico y ajusta la sazón.

¿No tienes reducción de balsámico en casa? Acá tienes instrucciones de cómo prepararlo (puedes obviar el curry)

 



Deja tus comentarios aquí: