Lunes sin carne: tortilla de papas rellena

Creo que de los aspectos que ayudan a definir la esencia de un lugar además de sus personas es su comida y quien no ha contado de sus viajes y lo que ha comido. Por eso hay algo de la gastronomía española más representativo y práctico que la tortilla que además ya cuenta con una licenciatura: la de tortillología. Es que detrás de este clásico hay muchos trucos y variantes. Aquí comparto la receta de mi familia que se ha hecho desde hace muchísimos, pero muchísimos años, en el bar de mi bisabuelo en Madrid.

Ingredientes

4 patatas blancas

1 cebolla blanca

1 diente de ajo

4 huevos

Sal

Aceite

Pelar las patatas y cortarla en lascas más bien finas. Pelar y cortar la cebolla en lascas un poco más finas que la patata y el ajo cortarlo muy pequeñito o si prefieres machacarlo en un mortero. Mezclar todo en un bol y poner sal al gusto.

Cocer las patatas, la cebolla y el ajo en un sartén con abundante aceite muy caliente. Mi madre me explicaba que eso es como hervir en aceite y para que no quede con mucha grasa hay que ponerlo cuando el aceite esté muy caliente. Cuando esté cocida en ese punto entre frito y hervido se cuela para escurrir lo máximo de aceite y se mezcla en un bol con los huevos batidos. En el mismo sartén, con sólo un fondito de aceite y cuando esté muy caliente se vierte la mezcla. Dejar cuajar tapándolo y en unos 5 minutos aproximadamente con ayuda de un plato darle la vuelta para cuajar del otro lado.

Relleno

Tomate

Lechuga

Maíz

Queso

Estando lista la tortilla es donde viene mi aporte a la receta familiar. Se corta por la mitad como si fuese un pan y con ayuda de un par de cuchillos grandes se aparta una de las capas y como si se tratara de la crema de una tarta se colocan tomate, lechuga, queso, maíz, pimiento etc. y se coloca la otra parte que habías reservado. Puedes hacer tantos cambios como te guste, incluir aquellos ingredientes que te gusten como por ejemplo berenjenas a la vinagreta.

 



Deja tus comentarios aquí: