Madres protectoras, heroínas. Supermadres

Hoy tuve una dosis de Inspirulina y quise compartir esto con toda la comunidad.
Una vecina llamó al servicio técnico, ya que su aparato de aire acondicionado no funcionaba. Cuando lo revisaban recibieron el susto de su vida, una ardilla brincó hacia ellos, dispuesta a atacarlos, morderlos! (según su versión).

La ardilla estaba criando dentro del aparato y el voluminoso nido impedía el correcto funcionamiento. Cuando yo llegué a la escena, ya habían retirado el nido con una pequeña cría. La segunda cría de la camada aún estaba dentro del aparato, los técnicos intentaban desarmar el frente (sin ser atacados), sólo así la ardilla podría retirar a su cría.

La abnegada madre estaba pendiente de los dos pequeños por igual, iba y venía de la nueva ubicación del nido a la ventana; preocupada y nerviosa. Al fin pudo entrar al aparato y después de un eterno momento, veloz «como una ardilla» salió con la cría en la boca, reuniéndose al fin los tres en el nido.

dopico2



Deja tus comentarios aquí: