Mamá 2.0

La primera vez que vi un “Me gusta” de mi mamá en el Facebook quedé algo sorprendido, a pesar de que ya sabía que formaba parte de esa red social. Y era lógico, porque uno está acostumbrado a leer comentarios o compartir información con hermanos, primos, amigos u otras personas que, hasta en ocasiones, no sabemos quiénes son, pero con nuestras madres casi nunca.

Todo comenzó hace pocos años, cuando mi mamá quería comprarse una computadora, entonces mis hermanos la convencieron para que comprara un Ipad, pues justo en ese momento estaba saliendo al mercado. Mi mamá cedió y ahora la tableta es su mano derecha. Luego se compró un teléfono inteligente. Era lo único que le faltaba para ser una mamá 2.0.

Esas herramientas han facilitado mi comunicación con ella, pero también han hecho que la conozca más. Cada link que publica o comparte habla mucho de sus intereses, sus gustos y sus anhelos. Además de todo eso, escribirnos por Whatsapp ha sido la vía para sentirnos cerca a pesar de la distancia que nos separa.

Sé que los mensajes de texto o notas de voz entran en un tipo de comunicación muy impersonal, pero eso no tiene precio cuando estamos en países diferentes. Estoy seguro que cuando recibe los videos que le envío dejando constancia del crecimiento de su nieta de apenas seis meses, es cuando valora esa ya no tan nueva tecnología para ella.

Para mis hermanos y para mí ha sido una grata experiencia tener ahora a una mamá 2.0. En ocasiones lo conversamos y nos reímos mucho porque a veces ella es más activa que uno mismo en ese mundo. Por cierto, hace poco me escribió: “baja Viber para hablar gratis”.

 



Deja tus comentarios aquí: