#MamáPráctica: Se acerca el final, tercer trimestre de embarazo.

#MamáPráctica: Se acerca el final, tercer trimestre de embarazo.

Estás más pesada, tu volumen sanguíneo aumenta, la pelvis se expande, y el bebé crece más rápido. Ya sea acerca el momento del parto, te enfrentas a los temores del mismo, es tiempo de dejar el trabajo y enfocarte en que tu bebe está por llegar.

  • Aliméntate adecuadamente: estos tres últimos meses también son parte esencial en el desarrollo de tu bebé, es probable que tu médico te indique Omega 3 que ayuda al desarrollo del cerebro de tu bebé; también necesitaras un poco más de calorías, escógelas sabiamente. No puedes olvidar el agua porque el calor, la pesadez y los edemas están allí y el agua te ayuda a dominarlos.
  • Baja el ritmo, descansa, cada vez que puedas y más: Tal vez sientes que estás muy pesada y vas muy lento por lo que tu gasto de energía no es mucho, pero te recuerdo que tienes un bebé en plena formación en tu vientre, lo que demanada mucha actividad en tu cuerpo. Tomar descansos para elevar tus piernas y relajarte aliviaran tensión en tus músculos, utero y pelvis y podrás irte cargando de las fuerzas necesarias para el momento de tu parto y las primeras semanas de vida de tu hijo. Por eso es importante que consideres tomar tu descanso prenatal un par de semanas antes del nacimiento.
  • Planifica y organiza: No esperes al último minuto para ajustar todos los detalles para la llegada del bebé, escribe tu plan de parto y discútelo con tu médico, pon a punto el nido, ten lista tu maleta para el hospital desde que pises la semana 30,con la ropita del bebé lavada, tus mudas y las de papá y los recuerditos de la clínica no los olvides, aprende a colocar la silla del carro, abrir y cerrar el cochecito, colocarte el cargador del bebé, planifica el menú de lo que quieres comer en esas dos primeras semanas luego del nacimiento de tu peque y, si es posible, cocina y congela, delega las responsabilidades de las cosas que no vas a poder hacerte cargo con tu bebé recién nacido. Acepta la ayuda que te ofrecen desde ya.
  • Reconcilia tu estado y tu mente: Tómate un tiempo diario para vivirte, medita sobre tu estado y lo que vendrá, respira, disfruta tu panza, baila a un ritmo suave, relájate. Toma una cita en la peluquería para consentirte, hazte las manos y los pies. Regálate un masaje, aprovecha los momentos a solas, ve películas, lee sobre los cuidados del bebé, habla con amigas… nútrete positivamente.
  • Prepárate para el parto en cuerpo y mente: debes visualizarte en el momento del nacimiento, hacer ejercicios de estiramiento, practicar la relajación y el manejo del dolor, habla con tu doula para ello, masajea tu perineo y haz ejercicios de kegel, busca los videos de partos orgásmicos y conéctate con el placer del nacimiento natural. Si has escogido la cesárea, deja que tu cuerpo inicie por sí mismo el trabajo de parto, esto es lo único que te dice que mamá y bebé están listos para conocerse y sonríe porque ¡vas a ser mamá!


Deja tus comentarios aquí: