Mamimom, Mamá en Spanglish, o «Esa barajita también la tengo»

En esta soledad del exilio cuando lo más cerca que tienes a tu familia es por teléfono, me ha tocado aprender a ser mamá en una cultura que no me resulta completamente ajena pero que no fue en la que yo crecí. Me ha tocado no solamente aprender a ser mamá en Spanglish; y no me refiero solamente al idioma sino a encontrar un balance entre educar unos hijos adaptados a su entorno sin perder mi identidad, entre construir nuevas memorias y encontrar un espacio para arraigar mis recuerdos de la infancia (idioma, valores, chistes familiares, comidas, lugares, personas, tradiciones…) para crear ese sentido de continuidad y no sentir que tu familia está como flotando en el aire o dentro de una burbuja.

Resulta que en esta soledad del exilio, en la que pasan tantas cosas y tienes que lidiar con tanta novedad, a veces se pierde la perspectiva y no sabes si vienes o vas. Muchas veces no entendía si realmente era la peor mamá del mundo o si era lo correcto aunque doliera y todo el mundo estuviera llorando…

Resulta que he dado tanto traspiés en esto de ser mama que he buscado hasta debajo de las piedras recursos para ser una mamá perfecta… hasta que me encontré con un libro que se llama «The imperfect mom» y terminé la certificación como educadora para padres en disciplina positiva…

Esta coincidencia trajo un gran alivio a mi vida pues:

  • Me di cuenta de cuantas mamás (no importa el tiempo, el lugar o el idioma) pasamos por EXACTAMENTE los mismos problemas y dilemas.
  • Entendí que no importa cuánto me prepare, cuánto sepa, cuán zen o estresada esté, siempre voy a cometer errores PORQUE SON PARTE DEL CAMINO.
  • El admitir que soy absolutamente imperfecta es delicioso y me ha permitido finalmente disfrutar (y no sufrir) ser mamá.

Después de tanto rodar y coleccionar errores y soluciones y frustraciones y triunfos y lágrimas y alegrías y nostalgias y proyectos decidí empezar este blog, por si acaso te sirve mi colección, así sea para decir «Esa barajita también la tengo!».



Deja tus comentarios aquí: