Maneras de controlar la ansiedad

Las manifestaciones o síntomas de la ansiedad pueden ser muy variadas y pueden ser físicas, psicológicas, de conducta y hasta sociales.

Básicamente, la ansiedad es un mecanismo de defensa, a través del cual nuestro sistema nos alerta ante algunas situaciones que resultan amenazantes, por lo que se puede decir que su función es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para hacer frente a los riesgos y amenazas.

Sin embargo, a veces puede resultar un problema de salud, ya que puede influir en nuestro comportamiento, empujándonos a tomar medidas fuera de lo común ante el peligro.

Hoy en día existen muchos tratamientos para ayudar a controlar la ansiedad cuando esta es desproporcionada, sea su causa genética o circunstancial.

La ansiedad se manifiesta a nivel emocional y físico. Es importante reconocer ambos tipos de manifestaciones y acudir al médico en cuanto se detectan, y aunque por sí misma no es mala, ya que nos alerta y nos motiva para hacer frente a los peligros, se convierte en un problema cuando los episodios de ansiedad son frecuentes, intensos y aparecen sin motivo aparente, limitando a la persona en su día a día, según afirma la Sociedad Española de Psiquiatría.

Adicional al tratamiento que nos puede recetar nuestro médico, existen otras maneras para ayudar a controlar la ansiedad y que son hábitos saludables que podemos incluir en nuestro día a día.

  1. Conversa: mantén siempre tu vida social, conversa con tus amigos y familiares todos los días.
  2. Escucha música: el efecto tranquilizante que puede tener nuestra música favorita en nosotros es una gran herramienta para mantener la ansiedad en buen nivel.
  3. Escribe: escribir siempre será un buen ejercicio, leer luego nuestros apuntes nos lleva a la reflexión.
  4. Respira: es muy importante tomarnos un momento para respirar, sobre todo si estamos en alguna situación de alto estrés.
  5. Ejercítate: nada mejor para liberar endorfinas y estar contento que un poco de ejercicio.
  6. Toma el sol: un momento de relajación, sin hacer más nada que disfrutar de la energía regeneradora del sol.
  7. Sal de la rutina: realiza alguna actividad que te guste o diferente a lo que acostumbras ¡Diviértete!

Como ves todo apunta a la importancia de adoptar un estilo de vida saludable y mantenernos alejados de aquello que pueda aumentar la ansiedad natural, para evitar que pase al pánico, la angustia o la fobia.

Es importante mantenernos alerta, pero siempre reconociendo que nuestra salud se encuentra bien y estar conscientes de que no estamos presentando un caso de exaltada vigilancia, inseguridades o actitudes autodestructivas.



Deja tus comentarios aquí: