Mantras para el bienestar

Mantras para el bienestar

El ruido que se genera a nuestro alrededor es cada vez mayor. No solamente debemos enfrentarnos a contingencias externas (la calidad, exceso o falta del trabajo; la economía, la política, la salud del planeta), sino también a coyunturas personales que muchas veces nos alejan de nuestro centro: lo que la publicidad dice sobre cómo debemos lucir, qué debemos vestir o comer; las presiones sociales, las relaciones familiares y personales.

Es un torbellino de circunstancias que muchas veces pueden dejarnos mal parados, dudando, frustrándonos, apocándonos. Sin embargo, hay una herramienta que tenemos a nuestro favor y que muy pocas veces usamos (más bien somos propensos a utilizar a la inversa): las afirmaciones.

Las afirmaciones son un mensaje que le estamos enviando a nuestro subconsciente y al resto del universo. Una herramienta única y poderosa, muchas veces subvalorada. Nos ayudan a enfocarnos en lo que deseamos lograr, y a barrer lo que no queremos. Una gran manera en la que podemos reprogramarnos para así construir una especie de escudo energético que, de una manera u otra, nos hará defendernos de lo anteriormente expuesto y focalizar solamente lo que queremos conseguir.

El clásico: si no puedes estar en paz contigo mismo, no podrás estarlo con aquello que te rodea. Así que te recomendamos utilizar estas afirmaciones en aras de conectarte con tu verdadero yo interior, abrazarlo con amor y hacer que siempre tengas una solución dentro de ti. Porque hay que tenerlo claro: las soluciones más efectivas a los problemas no siempre vienen de fuera. Aquí van:

  1. Amo mi cuerpo y todo lo que hace por mí.
  2. Dejo ir todos los diálogos internos que me afecten negativamente.
  3. Siempre hago lo que puedo de la mejor manera.
  4. Cada día crezco y aprendo algo.
  5. Mando amor a mis puntos débiles y siento confianza en mí mismo.
  6. Mi vida es armoniosa y balanceada.

Esta lista, naturalmente, puede crecer. Cada quien conoce sus fallas y puede insertar la afirmación que le parezca más adecuada. Puedes repetirlas varias veces al día, practicar bien sea por la mañana o la noche, y ser constante. Con el tiempo verás cómo te vas sintiendo mejor.



Deja tus comentarios aquí: