Un mapa en el laberinto

Vivimos inmersos en una cotidianeidad que nos exige día a día ocuparnos de resolver problemas inmediatos olvidándonos de lo más trascendente. Preguntas como: ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Somos sólo materia y lo que somos se extingue con la muerte física? ¿Es el universo una simple casualidad y la vida un mero azar? ¿Existe la felicidad, o es solamente algo inventado por algunos estafadores para obtener beneficios a expensas de nuestra ingenuidad? ¿Hay una forma plena, serena, alegre y feliz de vivir? ¿Los principios y valores, agregan algo a la existencia y evolución humana o son solo modas pasajeras?

Estas y muchísimas otras preguntas semejantes pueden estar rondando en la cabeza de muchas personas, pero no tienen tiempo de responderlas y encontrar sus propias respuestas ocupados como están, realizando las actividades rutinarias requeridas para la simple supervivencia con un mínimo de decoro y dignidad.

Pero resulta que sí, que estas preguntas tienen contestación y son respuestas de enorme trascendencia para todos los seres humanos.

Las respuestas a preguntas como estas habitualmente venían del ámbito de la filosofía, de las religiones o de las  Grandes Tradiciones de Sabiduría, pero actualmente los aportes de la ciencia más actual, proveniente de áreas aparentemente tan dispares como la cosmología, la física teórica y cuántica, la biología molecular o las neurociencias van creando un mapa que se superpone al mensaje de las antiguas Tradiciones y que al ser colocado sobre el laberinto, demarca de manera clara y precisa un camino de evolución pleno de sentido y trascendencia.

La felicidad existe y es posible encontrar la manera de serlo, puede ser aprendida y tiene relación con nuestro proceso evolutivo como seres humanos  y también con las herramientas que usamos para vivir nuestra cotidianidad.

Un Mapa en el Laberinto, muestra, usando palabras sencillas,  el trayecto de nuestra evolución como especie y nos señala las herramientas adecuadas para tener una vida con sentido de plenitud.



Deja tus comentarios aquí: