Más allá del Querer

La mayoría de nosotros estamos constantemente planificando o pensando en el futuro…. Que será o que sucederá si hago esto o aquello, si tomo este camino o el otro y para algunos, incluyéndome, este tipo de situaciones puede generar estrés. Al planificar, estamos buscando CONTROLAR las circunstancias para que todo salga según nuestras expectativas.

Por otra parte, al planear incansablemente y sacarle la tangente y la cotangente a la vida, nos dejamos llevar fácilmente por lo que más conviene… y al hacerlo te puedes encontrar negando los impulsos de tu corazón… y permitiendo que tu alma se marchite lentamente. Entonces, te sientes sin fuerzas, sin energía, te sientes “down”, te haces el loco y te preguntas ¿Por qué me siento de esta manera?

Y todos tenemos las respuestas en nuestro corazón, tu guía interior te habla y no le haces caso. Te invade el miedo a tomar decisiones, a evitar las aventuras de la vida porque te montas en escenarios de que sucederá si… Y te aterroriza sentir miedo… sentirte mal. Nos encontramos constantemente evitando ese “mal sentir”, y cuesta ver que, una vez tomada la decisión y pasar el trago amargo, otras puertas se abren…

Visualizar es de alguna manera crear realidades paralelas que se pueden hacer verdad en tu experiencia directa. Visualizar es soñar despierto, pero la visualización cuenta con un secreto, un pequeño truco.

La visualización se puede traducir en querer cosas o vivir situaciones determinadas, pero va más allá del solo “querer”. Si visualizas solo queriendo, posiblemente “eso” que quieres tardará más en manifestarse.

El secreto es visualizar ese “querer” atado al deseo de cómo quieres sentirte al tener ese preciado objeto o vivir esa experiencia, la clave está en la vibración del “sentir”, un deseo genuino de sentirte diferente a como te sientes en este momento.

Entonces, para conectar con la idea inicial de la planificación de tu futuro, recuerda utilizar el maravilloso truco de pensar en cómo deseas sentirte cuando logres eso que tanto ansías. Suena fácil, pero el miedo y la duda están en nuestra contra y  esas vocecitas fastidiosas nos susurran al oído y nos hacen vacilar…

Si el miedo se apodera de ti, háblale, acéptalo, dale las gracias por estar allí, no pelees contra él y utiliza mentalmente alguna frase que te haga conectar nuevamente con el DESEO DE COMO TE QUIERES SENTIR.

A continuación te presento algunas frases que puedes utilizar para hablarle a tus miedos:

  • Miedo, gracias por alertarme, pero sé que todo va a estar bien.
  • Acepto sentir miedo y dudar, pero mi deseo de vivir estas experiencias son más fuertes que mis sentimientos de duda, y decido confiar en mi guía interior.
  • Miedo, eres irreal y sé que pareces más grande de lo que realmente eres.
  • Cuando veo hacia atrás en mi vida y observo el miedo que sentí ante diversas situaciones, me doy cuenta que de todas ellas salí victoriosa y aquí me encuentro, dispuesta a seguir adelante con nuevos retos.


Deja tus comentarios aquí: