¿Más cosas buenas o menos cosas malas?

¿Más cosas buenas o menos cosas malas?

Esta pregunta la hice en twitter, actividad que me encanta hacer para poder medir la opinión de las personas y, la pregunta que formulé fue la siguiente:

¿Si tuvieras que decidir entre dos opciones de superpoderes cuál elegirías?

Los resultados fueron los siguientes:

Disminuir las cosas malas: 41.5%

Aumentar las cosas buenas: 58.5%

Muestra: 997 personas

A continuación te muestro alguno de los argumentos de las personas en relación a estas dos opciones:

AUMENTAR LAS COSAS BUENAS
  • El mal es ausencia del bien. Entonces, muchas cosas buenas.
  • Multiplicar las cosas buenas. Acciones, personas, sentimientos. Cuando las personas están rodeadas de bondad y armonía tienden a querer ser parte de ello. Con muchas cosas buenas no quedaría ni tiempo ni espacio para lo demás.
  • Aumentar las cosas buenas porque gracias a eso disminuirían las malas.
  • Aumentar las buenas, en la luz se desvanece la oscuridad.
  • Al subir la buenas las malas automáticamente van disminuyendo.
DISMINUIR LAS COSAS MALAS:
  • Elijo disminuir las cosas malas porque de esa manera aumentan las cosas buenas.
  • Yo creo que es muy importante acabar con las cosas malas de raíz, ejemplo la segunda guerra mundial para acabar con la invasión nazi, si eso no hubiera sucedido solo Dios sabe cómo estaría el Mundo hoy en día.
  • Creo que disminuir las malas, pues son las que más abundan.
  • Aquí abundan las cosas malas y no es ser negativo, es ser realista. Siempre debemos empezar por reconocer lo malo existente así sea mínimo para generar lo bueno en grande. No al revés.
  • Yo disminuiría las malas, porque una cosa lleva a la otra y al disminuir las malas las buenas surgirán como el ave Fénix.
  • Si disminuyes las cosas malas por lógica aumentan la buenas.

En esta encuesta podemos observar que la mayoría de los encuestados se inclinaron por incrementar las cosas buenas y, no pretendo manejarme como la poseedora de la verdad al indicar cual es el resultado ideal pero si dejar para tu revisión unas consideraciones:

Si en un grupo de personas la mayoría realizaran acciones bondadosas de manera firme y sin posibilidad de manipulación, ¿cómo entonces podrían otros hacer que el mal impere?, podrían intentarlo pero la fuerza del bien los arrollaría.

Las conductas que se refuerzan se mantienen, y cuando son reforzadas también surge el deseo en otros de imitarlas por lo que en una sociedad inspirada por la bondad y recompensada emocionalmente por esto podría ser muy alto el afán de otros en replicar estas conductas.

El mal se conecta con ese lado oscuro que todos tenemos y en el fondo subyacen emociones que te distancian del bienestar como la rabia, la tristeza, la desesperanza , pudiendo ser un mecanismo compensatorio de tu propia infelicidad pero, si las cosas buenas predominaran habría poco espacio para que estos estados emocionales se presentaran y las personas podrían conectarse con el bienestar que da la alegría, el amor, la esperanza, el deseo de trascender, de llevar una vida con sentido; por ello creo que si aumentáramos las cosas buenas el mal se minimizaría de manera marcada, perdería el protagonismo que hemos visto en muchas sociedades .

Llenarnos de bondad y distribuirla a nuestro alrededor sería como vivir en una constante cadena de favores que sembraría constantemente la semilla del amor y el agradecimiento en nosotros y los demás lo que representa un mecanismo maravilloso para apagar el mal tal cual encender la luz apaga la oscuridad.

Imagen de Free-Photos en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: