Mascota para la felicidad

Hoy, como desde hace ocho meses he comenzado mi mañana recibiendo un beso sincero, puro, real y silencioso. Ese beso me hace sentir el hombre más afortunado sobre la faz de la tierra. ¿Quién no desea despertar y ver unos ojos grandes, marrones, tiernos y felices dándote un beso de verdad? Invitándote a poner un pie fuera de la cama y comenzar el día. Sin emitir palabra te dice que hay un sol que brilla, oxígeno para respirar y que sobre todo, siente una enorme felicidad porque hayas abierto los ojos para hacerle compañía. Así comienzan mis mañanas, y quien me despierta es mi mascota Matilda.

Les contaré su historia. Matilda, quien originalmente fue bautizada por su primer amo como Mary Poppins, parecía estar destinada a tener nombre de personaje mágico del cine. Es una cachorra que nació en la camada de una perrita criolla (palabras con las que categorizan a los animales que aún no han sido reconocidos por la Federación Cinológica Internacional) pero debido a la gran cantidad de especímenes que he visto en la calle, creo que ya deberíamos unirnos y hacer que les den un nombre.

matilda-2En una temporada en la que me encontraba trabajando en casa mucho tiempo, sentía la ausencia y el desperdicio de espacio para una sola persona. Además que resulta saludable sentirnos acompañados, decidí investigar en la web sobre adopción de mascotas. No voy a negar que la primera idea fue ir a una tienda y comprar al más lindo de los presentes, pero me topé con muchos sitios que hablaban y ofrecían perros en adopción. Inmediatamente me interesó la ideología de estas personas quienes ad honorem prestan sus servicios para encontrarles hogar a perros en situación de abandono. Mientras más buscaba, más encontraba. El tema es fascinante. Solo con teclear Adopción de Perros tenía aproximadamente 7.670.000 resultados en Google y más del 80% eran páginas, artículos, referencias o anuncios sobre el tema nada más en la ciudad de Buenos Aires, entonces tenía suficiente material para leer.

El perro ha sido reconocido desde siempre como «el mejor amigo» del hombre. Esta relación, establecida desde el principio de todo, ha evolucionado hasta convertirse en nuevas formas de interacción hombre-perro, que son origen de grandes beneficios para la sociedad.

Hoy, el compañerismo del perro ha añadido un significado adicional, en la medida en que las persona cada vez en mayor número, consideramos al perro como otro miembro de la familia en vez de una mera propiedad. Más de 30 millones de norteamericanos conviven con uno o más perros. De acuerdo a una encuesta nacional, la mayoría de los dueños de perros seleccionaron como la razón principal para tener un perro la relación de compañerismo lograda con el animal. Después de todo, el perro no enjuicia, da amor incondicional, y podemos hacer de ellos el mayor confidente de nuestros más íntimos sentimientos. En adición, el perro es sumamente inteligente, por lo tanto puede ser entrenado para hacer muchas cosas. Estas características del perro pueden servir para elevar la calidad de vida de miles de jóvenes y adultos, especialmente aquellos
incapacitados y/o aquellos que residen en instituciones de cuidado.

En el estado de Alabama hay aproximadamente 320,625 personas entre las edades de 16 a 64 años con algún tipo de incapacidad. De este total, 156,271 personas, de las cuales 53 por ciento son mujeres, tienen limitación de movimiento o limitaciones para su auto-cuidado. El meramente abrazar un perro hace que residentes en centros de rehabilitación y hogares de cuido, pacientes en hospitales y familias en general sientan un consuelo, un gozo y un respeto por todos los seres vivientes. En adición, la compañía del perro ha demostrado proveer otros beneficios que pueden mejorar la calidad de vida de muchos miles más de ciudadanos de Alabama.

matildaDe acuerdo a la investigación médica, el perro puede disminuir la presión arterial de una persona y mitigar los efectos de la soledad. Investigadores observaron que los dueños de mascotas (hombres y mujeres) tenían una presión sistólica y los triglicéridos en el plasma sanguíneo significativamente más bajos que los que no tenían perros. En adición, los resultados de un estudio anterior mostraron que la supervivencia a los infartos del miocardio era más alta en los dueños de mascotas comparados con los que no tenían mascotas. Un sondeo australiano evidenció que los dueños de mascotas comparados con los que no tenían mascotas estaban físicamente más activos, visitaban menos el médico, hacían menor uso de medicamentos para presión alta y estaban menos frecuente a la sensación de soledad. Por lo tanto aquellos que son dueños de mascotas logran ahorros en el costo de la salud.

El perro puede aumentar la auto-estima y sentimientos de mayor competencia en niños mayores, a la vez que aumentan la motivación cuando se les da la responsabilidad de ejercitar, entrenar y alimentar la mascota. Esto es cierto por demás cuando los jóvenes son considerados en riesgo. Se ha sugerido que la exposición a las mascotas facilitaría el inicio y mantenimiento de relaciones con los mayores, especialmente en los grados elementales y la escuela superior.

Desde que incorporé a Matilda a mi familia he compartido tiempo excepcional cargado de momentos gratos que me han permitido participar en muchas actividades relacionadas con los perros que proveen diversión y recreación sana.



Deja tus comentarios aquí: