Me quedo demasiado (y no culpo a los que se van)

HOY

Hace un par de años, cuando el #MeiríaDemasiado se convirtió en un escandaloso trending topic, el tema de la emigración nos orbitaba las orejas como el zumbido de un zancudo por las noches. Al día de hoy, el zancudo nos picó y nos hizo una roncha que no cesamos de rascarnos. A veces hasta dejarnos la piel en carne viva.

La cotidianidad de una parte de los venezolanos transcurre entre despedidas, madres y padres huérfanos, esfuerzos por comprender el fenómeno de lo que llamo “la generación CADIVI”, e interminables fotos del piso del aeropuerto Simón Bolívar que han convertido la Cromointerferencia de Color Aditivo de Cruz-Diez en el ícono de los que se van.

YO

¿Irse o quedarse? Es una pregunta que no me he planteado porque, de plano, no tengo intenciones de emigrar. Entre 2003 y 2007 tuve la suerte de estudiar, trabajar, hacerme una vida llena de amigos y bufandas en Bogotá. Pero sentí que quería construir algo de vuelta en casa, por eso regresé. La verdad es que me dio miedo echar raíces en una meseta andina que está 2.600 metros más cerca de las estrellas y 19 horas más lejos del Caribe. Las razones para emigrar son diversas, pero en general he escuchado estas:

El futuro. El futuro no es un “algo” que se nos da o que se cosecha como aguacates de una mata. Aunque el Estado -como lo concebimos hoy- debería garantizarlo de una u otra forma, creo con convicción en la voluntad individual y la capacidad creadora de cada persona que decida tomárselo en sus manos.

La inseguridad. Ante esto no tengo ningún argumento. Me siento secuestrada, vivo con miedo. Me horroriza la violencia. Puedo contar algunas experiencias desagradables en primera persona. Me indigna. Soy lo más precavida que puedo y me repito todos los días que no siempre será así.

La economía. Probablemente estemos en uno -si no es que el más- grave de los escenarios económicos de la historia republicana de Venezuela. Pero la economía tiene sus reglas, sus gráficas, sus tendencias y sus sentencias impostergables. El ciclo no será eterno y me esfuerzo un montón por entender qué debo hacer con el dinero para surfear la ola y tener oxígeno suficiente en la inmersión.

La política. No estoy de acuerdo con el Gobierno. Y no sólo no estoy de acuerdo sino que me opongo. Pero el país no es el Gobierno, el país somos sus habitantes. Me da arrechera pensar en irme, dejándoles lo que es mío en sus manos. Que se vayan ellos.

A pesar de todo esto, me siento en el mejor momento de mi vida profesional y personal, sólo que rodeada de circunstancias que me hacen del día a día un lastre. Pero es un accidente histórico. Otras generaciones han pasado por este mismo país devastado por la guerra o bollante por el petróleo. Probablemente estas circunstancias me han hecho ser la persona que soy hoy en día. Y pienso en esto: después de haber pasado por todo lo que he pasado en mi vida adulta, de estar viviendo esta experiencia y de tener la certeza de que las sociedades cambian, no quiero perderme el próximo capítulo. Que, por cierto, no va a ser el capítulo final. Cosas de nuestra cultura telenovelera.

ELLOS

Los que se van, los que se irían, los que se fueron, los que no están. Tengo afectos regados por el mundo. Tengo una familia en casi cada continente. Los amo y los extraño, pero vivimos en países diferentes y nuestras cotidianidades nos separan. No los juzgo, no los critico. Por mí, aquí siempre podrán regresar.

Lo único que les pido es que traten de vivir su vida donde están y que cuando se acerquen a la realidad venezolana de hoy, lo hagan con cautela, con respeto, con la comprensión de que hay una parte de la película que no han vivido y que este país ha cambiado para siempre.

Mención aparte tienen los que han tenido que salir escapando, huyendo, amenazados. Los que han tenido que salir para salvar su vida de una enfermedad o de la persecución, los que han salido para poder superar un trauma. Ellos me duelen, pero no estoy allí, al menos no todavía.

NOSOTROS

No quiero convencer a nadie de que se quede, tampoco de que se vaya. Creo que viajar, vivir o estudiar en otro país, e incluso la emigración, como experiencias vitales, son enriquecedoras para todas las sociedades. Lo que uno no puede hacer es huir de uno mismo. Y ese “uno mismo” está inexorablemente ligado a “nosotros”. ¿Quién va a contar esta historia? ¿Quién va a escuchar los cuentos de los que se están muriendo? Y si todos nos vamos ¿quién cuenta el cuento de esta generación?

Me siento una persona privilegiada en Venezuela. Alcancé a vivir con conciencia unos pocos años de un país que ya no existe. He asistido al intento de creación de un nuevo ideal y también a su fractura. Me he formado y he tenido acceso a personas, contextos y experiencias que pocas personas de mi posición social tendrían en otros países latinoamericanos. ¿Cómo puedo no sentirme responsable de compartir todo lo que he aprendido?

Quiero protagonizar la reconstrucción del nosotros.

MAÑANA

El mañana, te quedes o te vayas, lo dejo en un verso de Constatin Cavafy

(…)

No encontrarás otro país ni otras playas,
llevarás por doquier y a cuestas tu ciudad;
caminarás las mismas calles,

envejecerás en los mismos suburbios,
encanecerás en las mismas casas.
Siempre llegarás a esta ciudad;
no esperes otra,
no hay barco ni camino para ti.
Al arruinar tu vida en esta parte de la tierra,
la has destrozado en todo el universo.

 

Si quieres leer los otros post acerca de #IrseOQuedarse haz clic aquí. 

RadioSi quieres leer la entrevista con la autora en Inspirulina radio haz clic aquí. 



Deja tus comentarios aquí: