Meditación cristiana: ¡padres del desierto!

Entre los siglos III y VI después de Cristo, el desierto de Siria y de Egipto atraía de forma singular a aquellos que querían emprender un camino espiritual, floreciendo así muchas colonias de monjes en busca de sí mismos. A primera vista, los antiguos monjes encarnan una espiritualidad que hoy nos resulta extraña. Pero, si lo consideramos con mayor atención, descubrimos que gozan de actualidad. Sus enseñanzas provienen de experiencias personales, no de teorías sobre el ser humano. Las respuestas dadas por estos –abbas– que fue el nombre que se les daba a estos padres o patriarcas, fueron recogidas, primero por la tradición oral y posteriormente recopiladas en la colección titulada –dichos de los padres-. Estos monjes ven los peligros que amenazan al ser humano y sin embargo están llenos de optimismo. Estas palabras de los Padres, llegan directamente al corazón. Tocan en lo más profundo del alma y se percibe –si esta es la verdad- así es Dios-.

De estas experiencias con raíces contemplativas, dentro de la propia tradición cristiana, John Main fue inspirado en su propia búsqueda. Empezó entonces a transitar el camino de la meditación. Abandono su profesión de abogado e ingreso a la Orden de los monjes benedictinos.

La colección de lecturas de John Main (1926-1982) están resumidas en el libro Silence and Stillness in every season, editado por el periodista canadiense Paul Harris. Esta recopilación de enseñanzas representan una fuente de aprendizaje permanente en mi camino de la Meditación Cristiana. En este camino, John Main señalaba la importancia de recurrir a  la guía espiritual de un maestro, que es lo que el representa, para el silencio, quietud y simplicidad, propios de la Meditación Cristiana.

También son la fuente de inspiración para compartir con ustedes. por este medio, mis vivencias, en la oración contemplativa.



Deja tus comentarios aquí: