Meditación de amor para una limpieza mental-espiritual interna y profunda

Ha sido un año difícil. Por ejemplo, hace unas semanas ayudaba a una pareja a perdonar una infidelidad. Confortaba a una mujer que enfrentaba la homosexualidad de su marido diez meses después de casados. Trabajaba con otra sobre el profundo resentimiento que tiene hacia un marido que lleva cinco años sin trabajar y me conmovía con el atentado de suicidio de una jovencita de trece años. Este año  fui testigo de la inseguridad que un padre puede crear en una hija y de las lágrimas de un hombre que me confesaba los tremendos sentimientos de culpabilidad que llevaba por haber matado a familias enteras en la guerra salvadoreña. Fue guerrillero. Todos sufren. Todos necesitan una limpieza profunda interna. Todos tienen la habilidad para quedar limpios y vitalizados.

Hoy comparto  una meditación que utilizo con este tipo de clientes  para proteger su mente, corazón y preciosos órganos vitales en el cuerpo. Los principios que apoyan esta meditación provienen de la sabiduría  taoísta que trabaja con el -chi -el aliento de vida o  energía vital en la medicina y sabiduría china. Con esta meditación  masajearas cada uno de tus órganos que trabajan tan bien para nosotros, momento a momento. Ellos son los encargados de asegurar la vitalidad de nuestro cuerpo y se resienten cuando hay crisis y sufrimiento en la vida. Conecta tu atención con ellos para darles  las gracias por el maravilloso trabajo de mantenerte vivos. Además de esto estarás nutriendo todo tu ser con cualidades positivas de coraje, entrega, alegría, fluidez con libertad, empatía, compasión,valentía y  voluntad para hacer frente a los cambios y experiencias en tu vida de manera positiva, creativa y armónica.  Cada órgano que menciono en  la meditación se relaciona con un elemento , un color, y una época del año.

Propongo esta práctica durante 21 días consecutivos antes de la navidad por ser un momento propicio para la revisión de la vida y hacer balance de nuestro año.  También puedes hacerla cada vez que sientas la necesidad de estar en contacto con las cualidades que los órganos representan. Con el tiempo se convertirá en una aliada para  la salud, vitalidad e  integridad interior, no sólo de tus órganos internos sino también de tus emociones y espíritu.

La postura ideal para hacer esta meditación es sentado en un cojín de meditación o una silla. La columna vertebral debe estar recta y enganchada con la tierra. La cabeza sosteniendo una corona.  El objeto que vamos a utilizar para mantener la atención es la entrada y salida de la respiración. Cuando te encuentres alejándote de mi voz y pensando en tus propias cosas vuelve inmediatamente a la respiración. El ambiente ideal es de silencio. Es aconsejable contar con 30 minutos sin interrupciones. Ahora deja que  tu respiración limpie y alimente tu cuerpo, corazón, mente y espíritu .



Deja tus comentarios aquí: