Meditación en movimiento y manos activas para una sana vida (Método m3)

Meditación en movimiento y manos activas para una sana vida (Método m3)

El método M3 está basado en mi experiencia como practicante del tai chi chuan, el chikung y el pa kua, combinada con las más recientes investigaciones en el área de neurociencia cognitiva social. Este método de meditación en movimiento se acompaña con el estímulo de áreas del cerebro para conectarnos con nuestra creatividad por medio de la realización de actividades artísticas con la mano no dominante.

Es bien sabido que las artes marciales internas constituyen una actividad físico espiritual que al ser realizada con constancia trae como resultado mejoras en la calidad de vida tanto física como mental de quien las realiza. Se medita al realizar movimientos lentos y pausados para estimular nuestros cerebros, su plasticidad y crear una sensación de bienestar y de salud en general.

Esta combinación de meditación en movimiento con la realización de actividades artísticas genera un proceso de aprendizaje que demandará cambios en el sistema nervioso y la consecuente necesidad de plasticidad del cerebro para poder aprender, adaptarse a los cambios y generar en el movimiento del chi (o energía vital que une cuerpo, mente y espíritu) mayores niveles de armonía en el sistema inmunológico.

¿Cómo empezar este método?

Podemos iniciar cortas caminatas conscientes. Es decir, comience por caminar de manera que su ritmo respiratorio acompañe el movimiento de las piernas y los brazos. Sería ideal, para empezar, que lo hiciera en un ambiente natural o en un espacio sin disturbios, en donde usted y su ritmo respiratorio estén en unicidad con la energía divina.

El uso de este método de manera consciente tiene como resultado:

  • Renovar nuestras rutas cerebrales creando más flexibilidad mental.
  • Vaciar nuestra mente de pensamientos tóxicos: “sacar la basura”.
  • Tomar conciencia de nuestra respiración.
  • Encontrar la calma en los movimientos pausados y centrarnos en lo importante, es decir: el aquí y ahora.
  • Transformar nuestra percepción de lo que nos sucede, así vamos aprendiendo a modificar nuestra actitud con respecto a cómo vivimos nuestro día a día.
  • Ser más flexibles mental y corporalmente para una larga vida activa.

Imagen de franciscojcesar en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: